En Algarrobo, Magdalena: Un humedal fantasma

El Embrujo del Paisaje
Por. Victor Garavito

Cada pueblo tiene su pequeño paraíso y en Algarrobo, Magdalena, tiene nombre propio, “Playón Chimila”, un humedal aún desconocido hasta para las propias autoridades ambientales que sólo en el 2015 se enteraron de su existencia, menos para su gente que aprendió lo que significa la ecología del paisaje.

Son 500 hectáreas, las que constituyen este ecosistema estratégico, ubicado al occidente del Algarrobo, entre las fincas Costa Rica y Colombia, a escasos 30 minutos del casco urbano por la vía que comunica a los Corregimientos Estación Villa y Puerto Lleras, entre las coordenadas norte 10°14” y oeste 74°7”.

Este complejo acuático, “el humedal más virgen que existe en el país”, según lo precisaron un grupo de biólogos que lo visitaron, contribuye al recambio biótico y regulación hídrica de la subregión Chimila y es un rico corredor genético, alimentado por los caños El Roncón, La Peluza y Villa de Leyva.

El “jisawi” (humedal), como lo llamaban los aborígenes, tenían un importante valor sagrado y ocupan un sitio preponderante dentro de la mitología de la gran nación Chimila, quienes eran los antiguos dueños de estas tierras, donde se encuentran los municipios de Chivolo, Granda, Ariguaní, San Ángel y Algarrobo, además, de los territorios que bordean el río Magdalena desde El Banco hasta Tenerife.

Detrás del Espejo

Después de diversos intentos y solicitudes, durante el 2015 por parte de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, a cargo del Ing. Agrónomo, David Rodríguez Zuñiga, se logró que la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, realizará una visita para su reconocimiento el pasado jueves 26 de marzo, porque Corpamag ni siquiera conocía de su existencia.

DSC_1799-1-1

Tal vez de esta forma, el “Playón Chimila” podría dejar de ser un fantasma para la autoridad ambiental y la región. Por eso, ahora la comunidad algarrobera espera que su jisawi sea incluido dentro del inventario de espejos de agua de la región, porque en el 2015 ni siquiera aparecía. Así lo deja claro el afiche sobre los humedales del departamento que distribuyó Corpamag durante el mes de marzo del 2015.

“Fue en medio de una de sus caminatas, matutinas cuando mi padre, Ladislao Muñoz, avistó por primera vez el humedal, hace ya 65 años”, cuenta uno de sus guardianes Sixto Muñoz Ariza, quien toda la vida ha vivido en la Finca Playoncito, por donde actualmente los algarroberos entran a disfrutar del espejo de agua.

Este paraíso acuático del “jisawi” o humedal “Playón Chimila”, reviste un especial interés para la comunidad de Algarrobo, dado que sí en 15 años tendremos un déficit del 40% en el suministro de agua, como quedó planteado en el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos 2015, de la Organización de la Naciones Unidas, ONU, el valor no es sólo turístico, paisajístico, genético ni económico sino su importancia es geoestratégica.

En la actualidad, el humedal viene presenta un proceso de desertificación debido a las interrupciones o tapes ilegales que presuntamente algunas empresas agroindustriales privadas y finqueros, le ponen a los afluentes que surten a este complejo hídrico, sin que la autoridad ambiental intervenga frente a estos hechos. Aunque, algunos manifiesta que tienen los permisos correspondientes expedidos por la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, los hechos no son claros, al tiempo que desvían los cuerpos de agua en la región para favorecer los intereses de la agroindustria. Además, la caza indiscriminada afectan las especies que habitan su ecosistema.

Finalmente, después que se elevaran estas denuncias ante la Corporación Autónoma Regional del Magdalena por parte de los pescadores locales, aún no se arrojan resultados concretos, mientras el “Playón Chimila” está a punto de desaparecer por cuenta del Fenómeno del Niño, la falta de de un plan de manejo y su protección por parte de la autoridad ambiental. Al parecer en Colombia el derecho al agua es vital solo para el sector privado y las multinacionales.

Fotografía: ©Artistas Zona, 2015. Algarrobo, Magdalena.

1. Sixto Muñoz Ariza, el guardián del Humedal.
2. Humedal “Playón Chimila”.

Anuncios

Censura, Cambio Radical y Jaime Eduardo Maestre Dau

Un Sector Político quiere imponer el silencio
Por. Victor Garavito

Agresión, racismo, xenofobia e intimidación por parte del sector político que acompañó al excandidato de Cambio Radical a la alcaldía de Ariguaní Jaime Eduardo Maestre Dau, son los únicos argumentos contra la investigación periodística y el derecho constitucional a la libertad de expresión de cualquier ciudadano, en una actitud claramente fascista con la que se intenta imponer el silencio.

Así se infiere de las reacciones después que circuló el artículo en las redes sociales y publicado en el blog [ar] actualidad regional: “¿Y qué hay de nuevo en la Demanda contra el Alcalde de Ariguaní, Rivelino Mendoza Ballestas?”, el pasado 8 de marzo del presente año. La investigación periodística suscitó fuertes manifestaciones, que fueron publicadas en la social media de Instragam (como la imagen de esta nota de prensa).

La precaria altura intelectual y el lenguaje procaz que acompaña a quienes rodean a Maestre Dau y al Partido Cambio Radical, dan cuenta de la pobre lectura y la escasez de herramientas conceptuales de los connotados e ilustres prohombres ariguanenses que pertenecen a este sector, al abordar su análisis de la realidad local y regional. Este hecho refleja claramente el estilo que siempre han utilizado y las intenciones de quienes ejercen y solo conocen la política del odio, la codicia y la venganza.

De igual forma, este típico y peligroso ejemplo de intimidación y constreñimiento contra la prensa independiente, quebranta al derecho Constitucional al trabajo consignado en el artículo 25 de la Constitución Política de Colombia; además, se empeñan en coartar derecho a circular libremente por el territorio nacional, a entrar y salir de él, y a permanecer y residenciarse en Colombia” consignado en el artículo 24 de la Carta Magna.

Por otro lado, las actuaciones y expresiones de quienes seguramente hacen parte del grupo político de Maestre Dau, solo buscan que las comunidades de la subregión centro del departamento, no tengan acceso a la información, violando los artículos de la Constitución que consagran los derechos y garantías para la libertad de expresión y la labor periodística, como son:

Artículo 20. Se garantiza a toda persona la libertad de expresar su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación. Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantiza el derecho de rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura.

Artículo 73. La actividad periodística gozará de protección para garantizar su libertad e independencia profesional”.

Artículo 74. Todas las personas tienen derecho a acceder a los documentos públicos salvo los casos que establezca la ley. El secreto profesional es inviolable”.

De otra parte, de forma flagrante, soez, obscena y vulgar, vulneran el Derecho a la No Discriminación y a la Igualdad en la Diversidad, dispuesto en la Ley 1482 del 30 de noviembre de 2011, que en su artículo primero señala: “Esta ley tiene por objeto garantizar la protección de los derechos de una persona, grupo de personas, comunidad o pueblo, que son vulnerados a través de actos de racismo o discriminación, para ello se modificó el Título I del Libro II del Código Penal en su Capítulo IX, arts. 134 a y b, entre otros.

Por eso, frente a las peligrosas agresiones (Que no son los primeros), a la libertad de expresión, a las garantías para el ejercicio periodístico, nuestro derecho a pensar distinto y al respeto a la diversidad consagrados en el ordenamiento legal vigente, no nos queda más que iniciar todas las acciones legales en las instancias pertinentes, alertar a las diferentes organismos  nacionales e internacionales de protección a los periodistas, como la Fundación para la Libertad de Expresión Flip, la Federación Colombiana de Periodista, Fecolper y el Comite Permanente para los Derechos Humanos, CPDH; así mismo, solicitar a medidas cautelares al Estado ante hechos como los que protagonizan quienes acompañan y/o rodean al excandidato de Cambio Radical a la Alcaldía de Ariguaní, Jaime Eduardo Maestre Dau.

Igualmente, no quiero desaprovechar la oportunidad para Editorializar sobre el tema, que genera varias reflexiones a la sociedad y entre otras cosas queda develado de forma diáfana el desespero de quienes intentan imponerse de cualquier forma y a como dé lugar con el viejo concepto de Maquiavelo, muy utilizado por la clase política colombiana: “El fin justifica los medios” [1]; conservando un visión medieval de la realidad y asumiendo que Ariguaní es un feudo que les pertenece a unas pocas familias y que la Alcaldía se hereda por su condición social, económica, linaje o abolengo.

Sin embargo, hay temas gruesos y estratégicos para el desarrollo del municipio y la región en los que debería intervenir Cambio Radical y promover el debate, por ejemplo: los $12.000 mil millones de las deudas que sí heredó el municipio de la Administración del ex-alcalde Carlos Eduardo Castilla Baena y su supuesto desorden fiscal; los presuntos cobros irregulares del impuesto predial realizados por la Secretaria de Finanzas y del Tesoro que superan los $2.000 millones, que deberán ser investigados para esclarecer las denuncias realizadas antes los organismos competentes; el nombramiento en la Oficina de Control Interno de la ex-tesorera Esperanza Hincapié Morales sin cumplir los requisitos y en un claro conflicto de intereses como si en la Administración Pública lo ético no importará; la situación de orden público y derechos humanos en El Difícil, los planes para la superación de la pobreza con equidad, la próxima Reforma Estructural de Impuestos en Colombia, en fin, sólo por nombrar algunos asuntos que le preocupan a las comunidades y que les afectan directamente.

Finalmente, ante todos estos hechos:  ̶  Usted aún se los imagina gobernando en Ariguaní…

NOTA: Agradezco las innumerables muestras de respaldo y los fraternales gestos de quienes me han expresado su solidaridad y su apoyo como periodista.  

Imagen: Still de Instagram

Referencia

  1. [On Line] LLANO ESCOBAR, Alfonso  S. J. “El fin justifica los medios: Maquiavelo”. El Tiempo, 3 de marzo de 1996.

¿Y qué hay de nuevo en la Demanda contra el Alcalde de Ariguaní, Rivelino Mendoza Ballestas?

Por Victor Garavito

Actualmente hace tránsito una demanda interpuesta por el ex candidato a la Alcaldía de Ariguaní por Cambio Radical, Jaime Eduardo Maestre Dau, en el Tribunal Administrativo del Magdalena por un supuesto fraude electoral; mientras, la semana pasada la oposición al Alcalde de Ariguaní celebraba con voladores la admisión de la querella, hoy surgen nuevas implicaciones judiciales.

El hecho se presenta cuando el abogado Emiro José Castro Meza presentó, el pasado miércoles 2 de marzo, una solicitud ante el Tribunal Administrativo del Magdalena en la que pide constituirse como tercer interviniente de la controversia judicial que sostiene Maestre Dau contra el Alcalde Rivelino Mendoza Ballestas.

Cabe recordar que el Dr. Castro Meza fuera quien presentará la solicitud de nulidad de un grupo de cédulas inscritas en el Municipio de Ariguaní por trashumancia ante el Consejo Nacional Electoral. La petición dio como resultado que 1.313 documentos de identidad quedarán inhabilitadas para votar en las elecciones regionales del 25 de octubre del 2015, mediante Resolución 2171 de 2015 del CNE.

Sin embargo, en la demanda presentada ante el Tribunal del Magdalena, por el abogado Rafael Calixto Toncel Gaviria, quien representa a Maestre Dau, se manifiesta que algunos ciudadanos inhabilitados ejercieron el voto; además, sostiene que existen otras 1.434 cédulas sin residencia electoral en Ariguaní.

Si el Tribunal acepta la tesis del demandante, se constituiría un delito, que en el actual ordenamiento jurídico se castiga con cárcel, al configurarse el fraude en inscripción de cédula y la trashumancia electoral.

En ese orden de ideas, la demanda presenta algunos casos de presuntos delitos de trashumancia electoral, lo que llama la atención es que dentro de ellos se encuentra hasta el padre del demandante, Jaime Eduardo Maestre Palmera, identificado con cédula de ciudadanía No. 5.071.335 de Barranquilla.

Lo más sorprendente es que podría estar incurriendo en delitos electorales y de falsedad en documento público, el actual Concejal de Ariguaní Alcibíades Navas Rodríguez, quien respaldo la candidatura a la Alcaldía del demandante, Jaime Eduardo Maestre Dau, y aparece en la lista de las 1.434 cédulas sin residencia electoral en este municipio. Así mismo, también, estarían implicados el actual Secretario de Salud del Departamento, Manuel Navarro Rada y el hoy notario de Algarrobo, Alejandro Badith Maestre Dau, quienes por ser funcionarios públicos estrían enfrentando procesos disciplinarios ante la Procuraduría General de la Nación.

Por su parte, el Dr. Emiro José Castro Meza, indicó que el mismo esta sindicado en la demanda por supuestamente haber votado mientras se encontraba inhabilitado para ejercer este derecho y califica como grave esta versión; máxime cuando fue el denunciante de las irregularidades en el proceso de inscripción de cedulas y quien promovió las nulidades por trashumancia ante el Consejo Nacional Electoral. Igualmente, agregó que llegará hasta las últimas instancias civiles y penales ante los señalamientos del demandante.

De tal manera, que la demanda admitida por los Magistrados del Tribunal Administrativo del Magdalena, promete nuevas implicaciones, mientras en Ariguaní, los ciudadanos han manifestado abiertamente su respaldo al actual mandatario Rivelino Mendoza Ballestas.

Fotografía: Dr. Emiro José Castro Meza