Las Mentiras del No y Las Empresa Antioqueñas que las apoyaron

Uribista Que Se Respete Miente
Por. Victor Garavito

Uribista que se respete miente, consiente o inconscientemente, pero miente; su mesías, Álvaro Uribe Vélez, les ha enseñado, como lo hacen en las iglesias cristianas, que de la fe no se duda; por eso, ninguno de sus seguidores tiene el derecho de dudar de sus incuestionables palabras, que de seguro los llevarán a la Colombia Prometida, la misma que la ultraderecha y el narcoparamilitarismo esta empeñada en establecer en este país del Sagrado Corazón.

Esta verdad a gritos, que conoce en el país, fue confirmada por Juan Carlos Vélez, excandidato a la alcaldía de Medellín, primo del Álvaro Uribe y gerente de la Campaña por el No al Plebiscito, en una entrevista concedida al Diario La República, este pasado miércoles 5 de octubre: “El No ha sido la campaña más barata y más efectiva de la historia”.

De tal manera, que por haber incurrido en el presunto delito de fraude al sufragante, según lo estipula el artículo 388 del Código de Procedimiento Penal, al desinformar y presionar al electorado, fue instaurada una demanda contra los promotores del No ante la Fiscalía General de la Nación, esta misma tarde. Claro que entidad en manos de Cambio Radical y Vargas Llerras no garantiza nada sino la impunidad.

El acto que se burla, una vez más, de los colombianos y de quienes acompañaron el No, hace parte del acostumbrado gesto de cinismos uribista y es una maniobra diseñada para “lavarse las manos” y quedar bien con el país, como hoy lo hace Álvaro Uribe Vélez e inmediatamente salió a desmentir la estrategia del No al Plebiscito.

No obstante, muchos ya habían señalado los argumentos del No de tendenciosos e instigadores de la guerra y la exclusión social; al tiempo que esto sucedía en el país, los medios insistían en repetirlas como estrategia de guerra de las trincheras de las sala de redacción, como lo hizo el canal privado de información RCN.

Ahora resulta, que al final, Álvaro Uribe no tuvo la culpa de nada, como nunca la tubo cuando pagó el voto para que se aprobará su reelección en el Congreso a la entonces Representante a la Cámara Yidis Medina con la notaria, el que fuera el Seguro Social y la Dirección del SENA en Barrancabermeja, hechos por los que fueron sentenciados su Ministro de Salud, Diego Palacio Betancourt, y del Interior, Sabas Pretelt de la Vaga. Sí claro familiar del exmagistrado uribista de los escándalos por corrupción en la justicia Jorge Pretelt Chaljub.

Tampoco fue su responsabilidad las Chuzadas del DAS ni de la campaña de persecución y desprestigio a quienes pensábamos distinto, dirigida desde los organismos de inteligencia del Estado, a cargo de uno de los hijos del Magdalena como lo es Jorge Noguera y después con María del Pilar Hurtado, ambos presos.

Ni tubo la culpa siquiera de los falsos positivos –Ejecuciones Extrajudiciales- ni de la corrupción consentida y provocada durante el periodo de Luis Camilo Osorio al frente de la Fiscalía General de la Nación, momentos en que los narcoparamilitares se tomaron al ente acusador; por eso, sería que Uribe calificó públicamente como el mejor Fiscal del mundo.

Es más, ni mucho menos fue de su competencia entregarle al país a las multinacionales mineras, con el prurito de la confianza inversionista, con el propósito que saquearan las riquezas y los recursos naturales que les pertenecen a los colombianos; mientras empobrecen y matan a las comunidades con su degradante contaminación; al mismo tiempo, condenan a los niños Wayúu a la muerte, así como a quienes su único pecado fue vivir en inmediaciones de empresas como la Drummound, Cerromatoso y Cerrejón, entre otras, para no hablar de las canadienses que destruyen el complejo de páramos de Santurban del nororiente colombiano.

Ni siquiera de los escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos sus hijos Tomas y Jerónimo Uribe Moreno apunta de explotar a los artesanos del Caribe colombiano y de tratar de quitarle la basura a los recicladores, con empresas como C.I. Ecoeficiencia S.A.S., Sapia C.I. S.A.S. (Salvarte), Zona Franca de Occidente, Promotora Gran Sabana, Yogur S.A. y Ecoindustry S. A., registradas en Colombia; además, de Achlys Investment y Achlys Business Corp., legalizadas en Panamá.

Hoy que podemos esperar de nosotros los colombianos, si la mentira se ha instalado y se convirtió en el centro de nuestras vidas. Nada. Realmente nada.

Sí cómo lo acaba de revelar Juan Carlos Vélez, el Gerente de la Campaña por el No al  plebiscito, su estrategia consistía en no explicar los acuerdo de la Habana ni exponer cuales eran las diferencias frente a estos sino simple y llanamente mentir. Es más ese fue el consejo que recibieron de los asesores extranjeros que contrataron: “Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación”, comentó. Igualmente, agregó que: “En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos. En la costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela”.

no-1

Las Empresas Que Apoyan La Guerra

El primo de Álvaro Uribe Vélez, señaló que la Campaña por el No al Plebiscito, lograron recaudar $1.300 millones, de 30 reconocidas empresas y 30 de destacados dirigentes nacionales, la mayoría de Medellín.

Claro en Antioquía, tierra donde se han engendrado los peores males de este país y donde siempre han vivido de la guerra; solo cabe con recordar a Pablo Escobar Gaviria, los narcoparamilitares de la familia Castaño, el EPL, la Empresa Criminal más grande de sicarios “la Oficina” de Don Berna, que aún funciona, Los Usuga que se apoderaron del Valle del Rio Ariguaní, entre otras grandes regiones del país.

Según las revelaciones de Vélez, entre las empresa que aportaron para acabar con la esperanza de paz de los colombianos se encuentran la Organización Ardila Lille (Haga clic y véalas las empresas-, los dueños del Canal RCN, Postobon, Incauca, Edinsa, Peldar, Los Coches y Atlético Nacional, entro otros.

Así mismo, el Grupo Bolívar, de la aseguradora que lleva su nombre, quien a su vez es propietario de Davivienda, Zuana Hoteles y Ediciones Gamma.

También se encuentran lo conglomerado económico de la moda, como lo es el Grupo Empresarial John Uribe e Hijos S.A. Este poderoso coloso de la moda en Colombia lo empoderó el extinto empresario Gilberto Uribe Echavarría, quien continuó con el legado de su padre, cuando creó en 1.907 John Uribe e Hijos S.A. En la actualidad, tiene la representación, producción y comercialización para Colombia y el caribe de las reconocidas marcas como Chevignon, Naf Naf, Americanino, Esprit, Rifle, American Eagle, Mother Care, American Brands, LBT y Mango.

Así mismo, uno de los aportantes y propiciadores de la guerra, es la Colombiana de Comercio S.A. o Corbeta, quienes tiene un conglomerado en las que figuran marcas como las de Alkosto, Kalley, AKT Motos, Magenta, Foton, Castrol, Mi Día, Royal Enfield y Magenta.

La quinta empresa esta dedicada a la industria del entretenimiento y el espectáculo musical, Codiscos S.A., quienes tiene la reprenstación de artistas como: Helenita Vargas, Jairo Varela con su Grupo Niche, Alfredo Gutiérrez, Binomio de Oro, Alci Acosta, Juan Piña, Albita Rodríguez, Peter Manjarres, El Combo De Las Estrellas, Grupo Bananas, Zetty, entre otros.

Frente a estos hechos, en las redes sociales se impulsa un boicot nacional a las empresas antioqueñas que apoyaron el No al plebiscito, quienes promovieron la mentira, el odio y crearon nuevamente el riesgo de otros 52 años más de guerra. Mientras que algunos sectores le piden explicaciones a la Asociación Nacional de Industriales, Andi, por su doble moral, los cuestionados empresarios salen a defenderse manifestando que aportaron tanto al Si como al No. Sin embargo, hay quienes señalan que la falta de ética de quienes manejan la economía es evidente y que la paz de los colombianos merece compromiso, respeto y no jugar a dos bandas, con dios y el diablo al mismo tiempo, como lo hizo el empresariado. Todos estas organizaciones económicas hacen parte del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA.

Finalmente, resta una pregunta: ¿Usted, qué es un colombiano que quiere la paz, le compraría a los paisas -antioqueños-, a esas empresas que apoyaron abiertamente la guerra y las mentiras de Álvaro Uribe Vélez? ¿En qué país prefiere vivir: dónde los colombianos podamos mirarnos de frente y decirnos la verdad o dónde todos fabriquemos mentiras para sobrevivir en medio de la guerra? Por eso, antes de colocarse una camiseta del Atletico Nacional piense en las empresas que apoyaron el despojo de tierra a los campesinos, el desplazamiento y las empresas narcoparamilitares que nos mantienen inmersos en las desesperanza.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2016 ©. Marcha Por La Paz. Imagen: Foto: Juan Carlos Vélez, Gerente de la Campaña por el No en el Plebiscito. ©Diario La República, miércoles 5 de octubre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s