Una Semana Forjando La Paz

La Resistencia Civil Por La Verdad
Por. Victor Garavito

Una vez conocido los resultados del Plebiscito del pasado 2 de octubre, donde los colombianos comprometidos con la paz salieron derrotados por una escasa votación y como resultado de una enconada campaña plagada de mentiras, organizada por Álvaro Uribe Vélez y las Iglesias Cristianas, los jóvenes y diversas organizaciones sociales, convocaron una movilización permanente, que esta semana se escenificó en las diferentes calles y plazas del país.

Paz a la Calle, tiene como propósito que no se dilaten el fin de la guerra y la implementación de los Acuerdos de la Habana, como los sectores de la ultraderecha quieren con el fin de convertirlos en el tema central del debate electoral de las próximas elecciones presidenciales y con ello instaurar nuevamente la impunidad y el despojo de tierras a los campesinos colombianos.

Por qué Uribe le tiene miedo a la Paz

Todos los analistas coinciden en estos momentos, luego que se conociera la estrategia de la Campaña Por el No al Plebiscito, que su mismo gerente reveló el pasa miércoles 5 de octubre en una entrevista al Diario La República, que el problema de fondo es que Álvaro Uribe Vélez le tema a la verdad.

En efecto, si los militares, que no son pocos, comprometidos en los mal llamados Falsos Positivos –Ejecuciones Extrajudiciales–, promovidos durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, tienen la oportunidad de contar la verdad y con ello recibir el perdón, podrían contra la espada y la pared, al senador del Centro Democrático, quien siempre ha defendido su imagen y ha llamado a las diversas acusaciones por delitos de lesa humanidad y de corrupción, como “venganza Criminal”.

Tal vez, por esta misma razón, una vez la Corte Constitucional, demandó que durante el proceso de Justicia y Paz, los narcoparamilitares, debían contarle toda la verdad al país y realizar acciones de reparación efectiva, inmediatamente Uribe Vélez, los extraditó a los Estados Unidos en la madrugada mayo de 2008 para que el país ni las víctimas de los atroces crímenes cometidos por los comandantes de estas organizaciones criminales pudieran reaccionar ante el hecho.

De esta manera, Uribe Vélez promovió la impunidad, mientras que para otros simplemente cubrió sus huellas rápidamente, para que las confesiones de los máximos jefes de los narcoparamilitares no lo alcanzaran a él ni a ninguno de los miembros de su familia, al tiempo que, el país se quedó sin conocer la verdad, como lo afirma el periódico New York Time en su artículo:  “Justicia interrumpida: Paramilitares en Colombia, presos privilegiados en Estados Unidos”.

La Ofensiva Uribista

Nadie en este país, con la ambición desmedida y visceral que Álvaro Uribe Vélez le tiene al poder; es una caso clínico digno de estudio por la academia colombiana que podría arrojar luces sobre el Síndrome de Hubris o Hybris.

De igual manera, bien nos ayudaría a esclarecer la realidad del país, el libro del político y médico británico Lord David Owen: “In Sickness and in Power: Illnesses in Heads of Government during the Last 100 Years” (En el poder y en la enfermedad: enfermedades de jefes de Estado y de Gobierno en los últimos cien años).

¿Pero qué hay detrás de ansiedad, de ser el centro de un país que se debate entre la guerra y la paz; entre la reaparición de los narcoparamilitares con su “Ejercito de Restitución de Tierra”, “Los Usugas” y otras plagas, promovidas por la ultraderecha colombiana?

¿Acaso es solo protagonismo o busca presentarse como próximo candidato a la presidencia de la republica? Como se atreven a vaticinar algunos politólogos, quienes desde ya hacen sus apuestas; mientras, otros no tan escépticos, señalan que Uribe Vélez, pondrá a uno de sus esbirros, como lo pretendió con Zuluaga.

Por eso, el sequito de Álvaro Uribe Vélez, intenta hacer méritos y un curso intensivo de uribismos, como lo hemos visto en los últimos días, porque todos sus correligionarios conocen de las consecuencias de quien caiga en desgracia: “su nombre será borrado de la faz de la historia colombiana”, como al parecer le sucederá al Juan Carlos Vélez Uribe, Gerente de la Campaña por el No al plebiscito.

Vargas Lleras y La Campaña

Frente a este panorama, qué papel juega entonces Germán Vargas Lleras? Al parecer el Vicepresidente, pretendió jugar a dos bandas con el plebiscito. Por un lado, debilitar a los presidenciables de los Liberales y la U, impidiendo una cuantiosa votación del Sí; mientras, coqueteba con el uribismo, con quien mantiene negociaciones de cara a la presidenciales del 2018.

No obstante, como quedaron las cosas, uno de los perdedores fue Vargas Lleras, dado que los uribista le sacaron ventaja y los fortaleció al no comprometerse con el Sí. Pero, además, aunque Cambio Radical, siga siendo el dueño del Caribe, parece ser que esta vez no la tiene tan clara, a pesar de tener aliados como el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, la Ministra de Vivienda, Elsa Noguera y el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, crece el desprestigió de este partido, por cuenta de lo que acaba de suceder en La Guajira con la exgobernadora Oneida Pinto y Francisco “Kiko” Gómez, como de la cuestionada clase política del Magdalena que lo representa.

De otra parte, los analistas e investigadores coinciden, que Uribe Vélez, necesita del poder como un mecanismo de impunidad; por eso, le apostará a Vargas Lleras. Tal vez ahora, la única preocupación del senador del Centro Democrático es que el país conozca la verdad de su participación y la de su familia en la guerra y, de paso, la de los empresarios antioqueños que representa. Además, de evitar toda costa el proceso de restitución de tierras y la reparación a la víctimas, porque sus patrocinadores se verían implicados en serios litigios jurídicos.

Mientras, el calculo político de Álvaro Uribe Vélez se la juega en dilatar el proceso de paz hasta las próximas elecciones, con el fin de de tener discurso y obtener la presidencia nuevamente, algunos creen que la única salida viable es la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Al tiempo que, la juventud colombiana resiste en las calles, ante la aparición de un inminente Frente Nacional, como parece promovido por Uribe y Santos.

Finalmente, algunos sectores opinan que “hay que arrebatarle a la clase política el tema de la paz y realizar en las plaza de Colombia cabildos abiertos que presionen al gobierno para que no entregue los Acuerdos alcanzados en la Habana y se firme una paz duradera y estable”.

dsc_7930-1

Fotografía y Video: [ar] actualidad regional © Bogotá, octubre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s