La Transformación de Santa Marta y el Aporte de la Cultura al Desarrollo

[Entrevista] Diana Viveros: “Un Proceso en Construcción”
Por. Víctor Garavito

En un país donde la corrupción, es parte fundante de su sociedad, como lo han demostrado en los últimos días el caso de Odebrecht S.A. y Reficar; es más, en un Departamento como el Magdalena, en el que uno de los más altos funcionarios de la Gobernación de Rosa Cotes y exsecretario de educación, Antonio José Matera Ramos, esta prófugo de la justicia debido a irregularidades en contratos por $18.531 millones, hablar de cultura como eje estructurante del desarrollo, suena extraño.

Sin embargo, en Santa Marta, en los últimos 6 años, se inició un proceso de transformación que comenzó desde la Administración, del entonces Alcalde Carlos Eduardo Caicedo Omar.

Este fue el punto de partida de los profundos cambios que ha vivido el Distrito de Santa Marta, con una inversión destinada al desarrollo social, lo que se constituyó en una verdadera cruzada para devolverle a los samarios una ciudad inmersa en los más sofisticados entramados de corrupción, al que la habían llevado su cuestionada clase política.

Por eso hoy, con el actual alcalde Rafael Alejandro Martínez, los samarios se sienten orgullosos de su ciudad y de todo lo que han alcanzado en estos últimos seis (6) años. De esta forma, demostraron que sí era posible el desarrollo y el bienestar social, cuando sus ciudadanos se lo proponen y luchan por los que les pertenece y se lo arrebatan de las manos a quienes nunca hicieron nada por la “Perla del Caribe”, nuestra Santa Marta.

Y en todo este ciclo la cultura ha jugado un papel muy importante en la construcción de ciudadanía, ha tal punto que logró consolidar un sector que se encontraba al margen del desarrollo; además, de promover la identidad cultural de los samarios, la salvaguarda de su patrimonio material e inmaterial; así como el impulso al fomento y la construcción de públicos, la investigación etnocultural, la producción artística y su circulación.

Hoy la Dirección de Cultura Recreación y Deporte del Distrito de Santa Marta, tiene cinco (5) programas estratégicos y unas metas tangible para el 2017. Por eso, dialogamos con su Directora, la Antropóloga Diana Viveros Paz, para conocer sobre las prospectivas del sector.

dsc_1839-1-tw

[ar] actualidad regional: ¿Qué papel juega la formación artística en el Distrito de Santa Marta?

Diana Viveros P.: Este es uno de los programas estratégicos del Distrito, como lo son las Escuelas de Formación Artística y Cultural, EFAC, con las que aspiramos a formar a 3.200 niños en el 2017, en todas las disciplinas y expresiones culturales.

Además, no proponemos que mediante Acuerdo Distrital se establezca este programa de las Escuelas como una política, es decir, que pasen de ser un proyecto a un programa permanente, donde niños, niñas y jóvenes samarios, puedan desarrollar todo su potencial creativo y su talento. Este es uno de nuestros principales objetivos para este año.

[ar] ¿Cómo Santa Marta se posiciona en el ámbito nacional como una ciudad con oferta cultural permanente?

DVP.: La segunda meta queremos posicionar a Santa Marta como una ciudad de Festivales. En la actualidad hay seis (6) certámenes y queremos que estos se mantengan en este año y que los colombianos, la región y el turismo internacional, estén enterados que en la ciudad hay una oferta cultural en la que puede disfrutar y participar.

Por otro lado, entendemos que con los Festivales dinamizamos la cultura, además, contribuye con la formación, el intercambio de saberes y el emprendimiento local de nuestros creadores.

[ar] ¿Qué mecanismos para el fomento de la actividad creativa y el fortalecimiento del sector tiene previsto la Dirección de Cultura?

DVP.:  Actualmente, contamos con un Fondo de Apoyo y Estimulo a las Artes y la Cultura, que se lanzó en el 2016, ya hizo su primera convocatoria y cuenta con un significativo número de proyectos que radicaron los artistas locales y demás entidades culturales de la ciudad. Este Fondo, estamos gestionando con la empresa privada su fortalecimiento.

Así mismo, buscamos que la ciudadanía se organice y el sector se formalice para acceder a los diferentes recursos del Fondo.

[ar] ¿Con respecto a los procesos de construcción de ciudadanía o cultura ciudadana, qué proyecto tiene el Distrito?

 DVP.:  Otro de nuestros proyectos estratégicos es “Entró Al Juego”, es un proyecto de cultura ciudadana, que desde el lenguaje deportivo pretende llegar a los turistas y samarios con el propósito de ir sensibilizando a la comunidad en temas de convivencia y civismo, donde nuestras relaciones sociales y la cotidianidad, estén mediadas por el respeto, así como, la solidaridad entre quienes habitamos o visiten por Santa Marta.

[ar] ¿Dentro del fomento a la creación artística, que planes ha diseñado la Dirección?

DVP.:  Tenemos la programación permanente de la Agenda Cultural. En importante señalar, que Santa Marta, cuenta por primera vez con su web especializada en temas culturales, como lo es santamartacultural.co, donde se encontrará toda la oferta cultural del Distrito.

Igualmente, ya tenemos listo el Plan Decenal de Cultura del Distrito, que este año estaremos entregando. De igual forma, en el portal cultural tendrá toda la información sobre el patrimonio cultural, las diferentes convocatorias locales y nacionales, como también todo lo referente a la Dirección de Cultura de la ciudad.

Por otra parte, continuamos con la programación de la Manzana Cultural, que va a continuar funcionando en el Centro Histórico, con la puesta en escena de nuestro talento local, en sus diferentes expresiones artísticas. Con este evento itineramos por los diferentes parques y llevamos un merado de emprendimiento cultural, donde nuestros creadores tienen la oportunidad de ofrecer su producción artística, que lo denominamos “Baúl Arte”.

[ar] ¿Es la cultura una estrategia de cohesión social y algo más que simple entretenimiento en Santa Marta?

DVP.:  Sí. Con programas, como los de Manzana Cultural, también propiciamos la resignificación del espacio público y se convierte en una oportunidad para que la comunidad no solo sea espectadora sino que participe y encuentre en el ocio creativo una oportunidad de expresión; en este punto buscamos que nuestras familias y los turistas tengan la posibilidad de encontrar en la oferta cultural otra alternativa distinta de entretenimiento, que sea distinto a solo ir al Centro Comercial.

De otro lado, con el programa de “Cultura Al Aire Libre” que se escenifica en los parques de La Equidad y La Alegría, donde los diferentes procesos de formación de las Escuelas de Formación Artísticas del Distrito, tienen un espacio, así como las comunidad samaria construir identidad y disfrutar de la producción local de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Finalmente, Santa Marta vive su propia transformación como ciudad y sociedad, donde la cultura es parte fundamental de su desarrollo. De esta forma, no solo promueve una alternativa viable, sino que están propiciando la reflexión de cómo es posible generar verdaderos cambios sociales que promuevan la construcción de la paz, sin corrupción, ni las complicidades entre criminalidad y la clase política, que se tomaron hoy nuevamente se tomaron al país.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2017©.

Anuncios

En Santa Marta, Tercer Festival Internacional de Tambores del Caribe

El tambor es la esencia del alma de los pueblos del Caribe, con el que se expresan sus luchas y sobre el cual gira el ensamble de los distintos ritmos que conforma su riqueza musical.

A otro ritmo
Por. Víctor Garavito

El pasado 5 y 6 de enero del presente año, se llevó a cabo en las Playas del Rodadero de Santa Marta y con la participación de más de 5.000 espectadores, la tercera versión del Festival Internacional de Tambores del Caribe.

De esta forma, la Alcaldía Distrital, a través de su Dirección de Cultura, Recreación y Deportes le apuesta al rescate de la identidad cultural, la investigación etnocultural y la circulación de la producción artística de las diferentes agrupaciones musicales de la capital del Magdalena.

Así mismo, es el reflejo de un proceso de las escuelas artísticas, donde hoy se preparan alrededor de 500 niños en la interpretación del tambor y demás instrumentos de percusión, quienes conforman la Banda Distrital de Tambores de Santa Marta.

dsc_1446-3

Una historia ancestral

El tambor en Colombia entró por Santa Marta con la llegada de los esclavos africanos de las etnias Biohos, Cabindos, Mandingos, Balantas, Macondos, Kimbundus o Basongos, quienes en la parte baja de la Sierra Nevada crearon el primer palenque de nuestro país, que tenía como nombre “La Enramada”.

Por otra parte, en la región occidental y central de África, los bantú usan la palabra ngoma, que significa tambor. Sin embargo, otros historiadores señalan que ya los pueblos originarios del Caribe lo tenían como instrumento musical, como lo advierte el investigador samario Guillermo Barreto.

Lo cierto es que después de los procesos de mestizaje y de hibridación cultural, el tambor sufrió diferentes cambios y transformaciones hasta que finalmente llegó a ser el continente –contenedor– donde hoy se expresa la historia de todos los pueblos y naciones que pertenecen al Caribe, territorio donde la palabra, la tradición oral y el tambor, son parte fundante de su acervo cultural.

Pero tambores hay muchos, a pesar de ello, los más característicos de la cultura Caribe colombiana son el alegre, el llamador o yamaró y la tambora, con los que se ejecutan los ritmos del bullerengue, el fandango, el porro y la cumbia.

El Festival

En su tercera edición del Festival de Tambores del Caribe, se realizó un conversatorio con las diferentes agrupaciones internacionales que participaron en el evento, con el propósito de explorar el contexto histórico y el desarrollo musical del tambor en San Andrés, Venezuela, Brasil, Cuba y Colombia, quienes se participaron del cierre del evento.

dsc_1486-1-vf-1
Grupo Creole de San Andrés

La agrupación “Creole”, fundada en 1986 por el maestro Orston Christopher, para preserva las tradiciones de los territorios insulares de San Andrés y Providencia, a través de su lengua nativa y su diversidad musical, como son los ritmos del Calipso, Mentó, Shottish, Quadrille, Reggae y la Polka.

dsc_1594-3
Batucada Unido Do Uirapuru de Rio de Janeiro

Por su parte la “Batucada Unidos Do Uirapuru” es un conjunto de músicos dedicados a la interpretación, composición y arreglos de temas del Carnaval de Río de Janeiro y Bahía, que ejecutan los instrumentos de percusión autóctonos de las Escuelas de Samba, acompañado de la cantante brasileña De Soussa y su Show de Garotas.

dsc_1517-1-vf-1-1
Ensamble Colombo-Estadounidense Encuentro Entre Dos Mundo, Estampa

Por otro lado, el Latin Jazz estuvo a cargo del “Ensamble Encuentro de Dos Mundos, Estampa”, conformado por el Productor Musical, Nelson Rodríguez Jr, quién reunió a músicos colombianos junto al virtuoso baterista norteamericano, Henley Varner II, de Atlanta. De esta forma se logró una excelente fusión con ritmos tradicionales del Caribe colombiano.

dsc_1566-1-vf-1
Peligro y sus Rumberos de Cuba

La cuota cubana estuvo a cargo de “Peligro y sus rumbeemos”, grupo que se conformó en el año 1959 como cuarteto en La Habana y que hoy está compuesto por 7 integrantes, su director y cantante principal Rolando Verdes López, quienes tienen una reconocida trayectoria internacional en escenarios de África, Asía y Europa, así como en México, Venezuela y Nicaragua.

dsc_1650-3
Gaita Zuliana Cineca Show de Venezuela 

Igualmente, desde la «Tierra de Gracia», Venezuela, se presentó la tradicional Gaita Zuliana de “Cineca Show”, conjunto que salvaguarda los versos y cadencias rítmicas de los Estados de Zulia y los al rededores del gran Lago de Maracaibo; además, género de música popular, conocido también como Gaita del Furro,  que fuera declarado Bien Patrimonial de Interés Cultural y Artístico del vecino país.

Por su parte, la participación nacional estuvo a cargo de ‘Reina del bullerengue’, la maestra Petrona Martínez, con su fusión musical: Petrónika, una mezcla entre sus ritmos tradicionales y los nuevos sonidos del género electrónico.

dsc_1676-1-1-1
Petrona Martínez

De esta forma se configura Santa Marta como el principal destino turístico de los colombianos y la ciudad del “buen vivir”, donde este año se realizarán siete (7) festivales que convocaran lo mejor de la cultura del Caribe.

Fotografía: ©[ar] actualidad regional, 2017.

Censura y Persecución a la Prensa Regional en Colombia: Segregación Institucional en la Unidad de Víctimas

Por este artículo, publicado el el 5 de enero del 2016 en el periódico regional HOY DIARIO DEL MAGDALENA: “Dicen Víctimas del Conflicto: “Hemos perdido hasta el presente” (Retirado de la Web de la Empresa Informativa miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP), he recibido una intensa persecución por parte de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, dentro la acostumbrada estrategia que usan las entidades públicas de tender cortinas de humo para invizibilizar la realidad y desviar la atención frente a otras miradas. De tal manera, que con ataques de carácter personal y profesional, el Estado colombiano viola el derecho a la libertad de expresión y re-victimiza a las víctimas.

“Hemos perdido hasta el presente”, dicen Víctimas en Colombia
Por. Victor Garavito

“No solo con buenas intenciones construiremos la paz, es imprescindible propiciar hechos reales que transformen nuestra realidad y nos permita volver a creer en la esperanza de un mejor futuro, porque hace falta dignificar las víctimas, las que aún hoy hemos perdido hasta el presente”, con estas palabras resume su situación Rita Eva Ávila Mendoza, quien sigue esperando que la Unidad Nacional de Víctimas cumpla con la Ley 1448 del 10 de junio de 2011.

Rita Avila, fue desplazada, junto con tres familias más, de la Vereda La Paz del Caribe en el 2012, perteneciente al Corregimiento de Guachaca, ubicado en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“De un momento a otro y por exigencia de hombres armados, nos sacaron de donde siempre habíamos vivido y no nos quedó más que venirnos para Santa Marta, donde nunca me imagine lo duro que era vivir en la ciudad”, recuerda doña Rita.

En la actualidad, lleva cuatro meses esperando una segunda ayuda humanitaria; sin embargo, aún aguarda una respuesta que le ha sido esquiva. “En la Unidad de Víctimas la atención es muy mala, sólo representamos un número y hacemos parte de las estadísticas necesarias para los informes de gestión; además, los funcionarios se burlan de nosotros y no nos prestan atención; siempre nos dicen que nadie les va a decir nada porque ellos son los que mandan”, precisa Ávila Mendoza.

El pasado 17 de diciembre [2015], después de madrugar a las 5:30 de la mañana para conseguir una ficha con la que pueda ser atendida por los funcionarios de la Unidad de Víctimas, sobre las 3:30 de la tarde de ese jueves volvían a decirle lo mismo que en los últimos 120 días ha escuchado: “Que no había sido activada por Bogotá”.

A pesar que doña Rita Ávila tiene cáncer y su riñón izquierdo fuera extraído en una intervención quirúrgica practicada en Bogotá, porque en Santa Marta no contaba con el servicio de urología; el pasado 17 de diciembre intentó explicarle a un infranqueable celador, convertido hoy en el primer interlocutor de la Unidad de Víctimas y experto en la tramitología que a diario enfrentan los más de 190.000 desplazados que viven en la capital del Magdalena y son atendidos en la sede del barrio María Eugenia.

“En el 2015 me entregaron una ayuda de $600.000 y nunca más he contado con la suerte de recibir otro auxilio, a pesar de mi precaria condición de salud, de ser madre cabeza de hogar a cargo de tres hijas y dos nietos, porque mi hijo vive con mi madre y es que en la Unidad de Víctimas es un problema para todo: hay madrugar por las fichas a las 5:30 de la mañana, las citas, etc. Mientras, que los desplazados solo le pedimos al Gobierno Nacional que nos ayude y no nos abandone; fíjese hasta votamos otra vez por el Presidente y hoy siento que no nos ha cumplido”, señala vehementemente Rita Ávila.

20151217_083446-1-1-p
Sede Administrativa del Magdalena de la Unidad para la Reparación Integral a las Víctimas

Además, agrega: “No más el 17 de diciembre, cuando les conté a una de las funcionarias sobre esta entrevista, en tono de sarcasmo me dijo que denunciara que ni baños había en la sede María Eugenia para los empleados. Por eso, muchos de los desplazados no queremos ir más a esas oficinas”.

20151217_145646-1-2-p
Así se atiende a las Víctimas del Conflicto Armado en Colombia en Santa Marta. Centro de Atención Barrio María Eugenia, 17 de diciembre de 2015

Por otro lado, frente al tema de salud “estamos mal, cada vez que vamos al IPC del Barrio María Eugenia esta cerrado, nunca hay atención y nos mandan para otro lado y muchas veces ni para el pasaje tenemos”, advierte Rita Ávila.

Finalmente, el caso de doña Rita Eva Ávila Mendoza, representa solo una de las miles de historias que deambulan por la Santa Marta tratando de sobrevivir en medio de la exclusión que se ensaña contra quienes fueron víctimas del conflicto armado; mientras sus días son golpeados insesantemente por la indiferencia institucional, algunos de los desplazados aún sueñan que el 2016 las cosas por fin cambien en medio del proceso de posconflicto que vivirá el país.

Fotografías: © [ar] actualidad regional, diciembre de 2015.

blog
Artículo Retirado de la Web del HOY DIARIO DEL MAGDALENA