En Santa Marta, No Más Metroagua

Hoy van 103.303 firmas en solo cuatro días que Santa Marta se ha movilizado para recoger 150.000, con el propósito de respaldar la acción popular que su exalcalde Carlos Eduardo Caicedo Omar interpuso contra la multinacional Metragua S.A ESP, quien opera el acueducto desde 1989, mediante un irregular contrato de arrendamiento. Esta demanda fue admitida por el Tribunal Administrativo del Magdalena en el 2016 y busca impedir que la ciudad pague una desorbitante indemnización a la que aspira la empresa española filial de Inassa, quien solicitó en las últimas horas medidas cautelares, con el fin que se le prohíba a la Alcaldía recuperar las redes que son de todos los samarios.

Por Victor Garavito.

Para muchos samarios la empresa española Metroagua S.A. pretende chantajear a la ciudad, con el polémico contrato de arrendamiento, que por 28 años dejó a Santa Marta sedienta, con unos de los peores servicios de acueductos del país y un agua no apta para el consumo humano.

Frente a esta realidad, antes de terminar su mandato como alcalde Carlos Eduardo Caicedo Omar, a finales del 2015, elevó una acción popular para dejar sin efectos jurídicos el contrato de arrendamiento suscrito entre la Alcaldía Distrital de Santa Marta durante el mandato del exalcalde Alfonso Campos Vives y Metroagua S.A, por considerarlos “violatorio de la moralidad administrativa y del patrimonio público”.

Todo empezó mal

Estos hechos iniciaron con la expedición del Decreto 207 del 14 de julio de 1989 (Ver Decreto), por medio del cual se ordenó la constitución de la empresa de economía mixta Metroagua S.A., expedido por el entonces alcalde Alfonso Campos Vives(ver Video).

La entidad nace bajo escritura pública No. 1895, el 14 de noviembre de 1989 (Ver Escritura), suscrita en la Notaria Primera de Santa Marta, por lo que el entonces mandatario Campos Vives firmó este documento, sin contar con las facultades para suscribir el acto jurídico.

Por otro lado, existen varias presuntas irregularidades como lo indican los expertos en contratación administrativa; la primera de ella es que se realizó un contrato de arrendamiento y no se concesionó el servicio mediante licitación pública. Así mismo, se violó el Decreto Ley 222 de 1983, que estipulaba que la duración del arrendamiento de cualquier tipo de bien de las entidades públicas no podían superar los cinco años.

De esta forma, se cumplen 28 años de un arrendamiento que inició viciado por la ilegalidad y fue extendido por las anteriores Administraciones mediante la figura del “otro sí”, firmado en 1996, 1997, 2000 y 2002, que solo buscaban beneficiar a Metroagua S.A. No contentos con esta situación, cada nueva Administración que llegaba a Santa Marta le mejoraba las condiciones a la empresa española, en contra de los intereses colectivos de sus ciudadanos y el patrimonio publico de los samarios.

Fue así como, en 1997, el alcalde encargado Luis Cuello estableció que Metroagua no le debía pagar al Distrito el 33% de los recaudos sino apenas el 2% y prorrogó el contrato hasta abril de 2017.

Por su parte, del exalcalde Jaime Solano, se dice que solo cruzó la calle del Palacio Distrital para sentarse en la gerencia de Metroagua; no sin antes derogar la labores de interventoría a cargo de la Administración Distrital, por lo que esta entidad quedó sin la supervisión de la ciudad. Cabe señalar que Solano fue suspendido tan solo dos (2) días antes de terminar su periodo por el entonces presidente Andrés Pastrana, tras las inocultables irregularidades presentadas durante su gestión, según lo determinó la Procuraduría General de la Nación.

Aunque ahí no pararon los exabrupto jurídicos, porque durante el mandato del exalcalde Hugo Gnecco Arregocés, quien pertenece al clan Gnecco Cerchar y fuera condenado por irregularidades en la contratación pública, se volvió a modificar el contrato con la clara intención de beneficiar nuevamente a Inassa en el 2002 y perjudicar a Santa Marta. En esta ocasión Gnecco Arregocés determinó que las mejoras de Metroagua debían ser reconocidas por el Distrito y suprimió la caducidad del arrendamiento.

dsc_2023-1-tw
Exalcalde de Santa Marta, Carlos Eduardo Caicedo Omar, con la comunidad samaria abordando la realidad del acueducto de la ciudad

Los recursos del Estado

De otro lado, Metroagua se ha favorecido de los recursos del Estado vía Regalías con 11.445 mil millones de pesos; además, el Plan Departamental de Aguas le giró $14.460 mil millones; otro tanto hizo con el Ministerio de Ambiente con $12.886 mil millones y recibió 15.3 millones de dólares de la Agencia Española de Cooperación, entre otros recursos recibidos por proyectos que financió el Departamento Administrativo Distrital de Medio Ambiente, Dadma y Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag. A pesar de todo esto, el Departamento Nacional de Planeación, DNP, acaba de confirmar lo que todos saben en Santa Marta, que en el 20 por ciento de la ciuada no existe el acueducto.

Sin embargo, un estudio entregado a la Superintendencia de Servicios Públicos, estima que del 2003 al 2016, Metroagua S.A. cobró alrededor de $221.000 mil millones por concepto del llamado costo medio de inversión, valor que se les trasladó a los samarios en la factura de un servicio que nunca cumplió con los estándares mínimos exigidos por la Ley 142 de 1994, sin que se produjera ningún pronunciamiento de fondo por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos.

Quiénes son los accionista de Metroagua?

En la actualidad, el 35% de Metroagua S.A ESP pertenece a Inassa, filial de la española Canal de Isabel II, quien estuvo envuelta en un escándalo de corrupción denunciado en la Asamblea de Madrid en España en el 2015; por otro parte, el 33% es del Zar de las Basura, el antioqueño William Vélez Sierra, un reconocido uribista, quien fue mencionado por paramilitares en los hallazgos que se le hicieron al computador de Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40; caso investigado por la Fiscalía General de la Nación en el 2009 y reactivado en el 2012, pero del que nunca se supo nada más y presuntamente quedará en la impunidad; así mismo, el 28% corresponden al Distrito de Santa Marta.

La respuesta de la Alcaldía

Por su parte, el actual alcalde Rafael Martínez, el pasado 11 de enero, mediante la Resolución No. 009, modificó de forma unilateral la cláusula cuarta (4) del contrato de arrendamiento de Metroagua que caducará el próximo 17 de abril; mientras que la empresa espera que la ciudad le entregue 60.000 mil millones de pesos por sus no muy clara inversiones. Mientras tanto la única propuesta del Estado es privatizar, a través de una Alianza Público-Privada, APP, como lo manifestó en su visita a Santa Marta el Director del Departamento Nacional de Planeación, Simón Gaviria Muñoz, el pasado 20 de enero, donde quedó claro que la ciudad necesita de una inversión de 2.8 billones para mejorar su sistema de acueducto y alcantarillado.

Por todas estas razones, los samarios no cuentan con un servicio de alcantarillado eficiente ni digno que les garantice un agua apta para su consumo, como lo denuncia el exalcalde Carlos Eduardo Caicedo Omar y como acaba de ratificar el Secretario de Salud (E) Dr. Carlos Payares en una carta enviada al Alcalde Rafael Alejandro Martínez;  para completar muchas localidades carecen del servicio, lo que se constituye en un obstáculo para el desarrollo y el bienestar social de las comunidades, que hoy recogen firmas para liberar por segunda vez a Santa Marta del yugo español de Metroagua y del antioqueño William Vélez Sierra.

Fotografía: [ar] actualidad regional, febrero de 2017.

Anuncios

Denunciado el Hospital Alejandro Maestre por presunta negligencia

Qué pasa con la salud en Ariguaní?
Por. Víctor Garavito

“Ella no merecía morir de esa forma”, en medio del dolor que desgarra el alma de un padre, dijo Juan José Ospino Holguín, mientras sepultaba a su hija Yazmine Esther , quien muriera por una presunta negligencia en la atención por parte del Hospital Alejandro Maestre Sierra de Ariguaní.

Sin embargo, este no es el primer caso, precisan algunos dirigentes comunales, quienes recuerdan como Enrique Ballestas no fue atendido oportunamente el día 4 de mayo en el Centro de Salud de Pueblo Nuevo, por falta del médico y al otro día murió. Hecho por el que también será demandado el Hospital Alejandro Maestre.

Frente a estos casos, diversos sectores sociales de Ariguaní se encuentran indignados, porque en un mes van dos persona muertas en polémicos y confusos acontecimientos, la comunidad los señala como una supuesta “negligencia en la atención” en el Hospital Alejandro Maestre, bajo la administración de su nueva Gerente, Noralys María Hernández Serna, nombrada el pasado mes de abril por la Gobernadora del Magdalena, Rosa Cotes Zuñiña.

La Extraña Muerte de Yazmine

El viernes 27 de mayo en medio de una celebración por el día de la madre en el Centro de Desarrollo Infantil del Barrio San Tropel del Corregimiento de Pueblo Nuevo, Yazmine sonreía después que se ganará uno de los premios durante el evento; así lo registró el Canal 9 de Televisión Local, Teleariguaní, quien la entrevistó en ese momento; esa sería la última vez que la vieran con vida su amigos y vecinos.

A la mañana siguiente, el sábado 29 de mayo, Yazmine Esther Ospino Romero fue llevada a urgencias sobre las 5:30 a.m; a pesar de ello, el celador del Centro de Salud del Corregimiento, les comunicó a Juan José Ospino Holguín que tenía que llevarla a otro lado, porque no había medico para que la atendiera e inmediatamente regresaron a su vivienda.

Yazmine tenía nueve(9) meses de embarazo y para esos día iba a dar a luz, su sexto hijo a los 36 años. No obstante, ese día todo comenzó a ir mal y por segunda vez sus padres la trasladaron al Centro de Salud y como estaban en peligro dos vidas, decidieron montarla en un taxi y llevarla al Hospital Alejandro Maestre, ubicado en la cabecera municipal de Ariguaní, después que les fuera negada nuevamente la atención.

En el Hospital la valoraron, “le aplicaron una ampolla en el suero sin hacerle prueba de alergia” y decidieron trasladarla a Valledupar. Sin embargo, no pasaron 20 minutos de viaje, cuando se encontraron con la otra ambulancia de la ESE, a la altura del sector conocido con el nombre de La Delicias y que traía una médica. “En este momento decidieron regresarla al Alejandro Maestre para entubarla, porque Jazmín presentaba complicaciones”, señaló su hermana María Colombia Ospino quien la acompañaba. Ya en El Difícil, después del procedimiento, “no me la dejaron ver más”, agregó.

Minutos más tarde, la ambulancia emprendió nuevamente su marcha hacia Valledupar, pero esta vez murió antes de llegar al Municipio de Bosconia.

A Yazmine Esther Ospino Romero y su bebe, la sepultaron en medio de la indignación de sus familiares, amigos y vecinos el pasado 29 de mayo. Cabe señalar, que en el Hospital Alejandro Maestre no le sustrajeron el feto de su vientre.

Después de la denuncia ante la Fiscalía de Plato por la muerte de Yazmine, sus familiares interpusieron un derecho de petición dirigido a la Directora del Hospital, Noralys María Hernández Serna, con el propósito de conocer la historia clínica de la paciente, la epicrisis (resumen de la historia clínica del paciente durante la atención en urgencia); además, por qué no le practicaron la necropsia y no le sustrajeron el feto de su vientre. Sobre este último, hecho, algunos expertos consultados señalaron que era muy extraño y que seguro el ente de salud buscaba no generar ninguna estadística de no nacido vivo.

Por eso, el martes 31 de mayo se presentó una comisión de Santa Marta compuesta por el médico Darwin Ávila Sierra, la enfermera Constanza Cuellar y la Referente de Salud Sexual y Reproductiva Josefina Campo, quienes dialogaron con funcionarios de la Alcaldía y el Hospital, entre ellos con el Inspector de Policía del Corregimiento de Pueblo nuevo, Manuel Salvador Camacho Muñoz.

Según Camacho, “los funcionarios de la Secretaría de Salud le manifestaron que Jazmine Esther Ospino Romero tenía dos días de estar siendo atendida por una partera tradicional y que cuando ella no pudo con la atención del alumbramiento, la llevaron de urgencia”, manifestó el Inspector de Policía de Pueblo Nuevo que estuvo presente en la reunión.

Pero Camacho Muñoz, él desmintió la versión que los funcionarios de la Gobernación del Magdalena expusieron como la posible causa del deceso de Yazmine Esther; además, puntualizó que los profesionales de la Secretaria de Salud del Departamento no revelaron la fuente de la “extraña afirmación”; sin embargo, esta hipótesis quedó sin piso cuando señaló: “La prueba de la entrevista que el día anterior le hiciera el Canal 9 de Teleariguaní, demuestra todo lo contrario” manifestó.

Jazmines entrevistada por el Canal Teleariguaní, un día antes de su muerte

El caso de Enrique Ballestas

Según Corina Peña, esposa de Enrique Ballestas, decidió llevar a su conyugue al médico en el Centro de Salud del Corregimiento de Pueblo Nuevo, luego de presentar malestar general el pasado 4 de mayo. No obstante, eses mismo día el paciente fue remitido al Hospital Alejandro Maestre, en la cabecera municipal de Ariguaní, donde “le aplicaron una ampolla e inmediatamente lo regresaron a su residencia”.

Sin embargo, al día siguiente Ballestas entró nuevamente en crisis y sus familiares lo trasladaron por segunda vez al Hospital Alejandro Maestre, donde falleció.

De tal manera, que el repentino deceso de Yazmine se sumo al de Enrique Ballestas; al tiempo que crece la preocupación en Ariguaní, porque en un mes ya van dos personas muertas; mientras los sectores vulnerables quedan desprotegidos por el sistema de salud ante los casos de presunta negligencia en la atención.

Enrique Ballestas mientras esperaba atención en el Centro de Salud de Pueblo y la Indignación de la Comunidad del Corregimiento de Pueblo Nuevo

La actual Administración del Hospital

Cuando asumió la nueva gerente del Hospital Alejandro Maestre, Noralys María Hernández Serna, esposa del candidato perdedor a la Alcaldía de Ariguaní, Jaime Eduardo Maestre, quien representaba al partido Cambio Radical, el mismo de la actual Gobernadora del Magdalena, no se les renovó el contrato a por lo menos 60 funcionarios con más de 12 años de experiencia, perdiendo de esta manera gran parte de la capacidad instalada con la que contaba el centro asistencial.

Según algunas fuentes consultadas, hay quienes afirman que de los 80 contratos realizados 72 fueron dirigidos al área administrativa, perdiendo de esta manera el objetivo misional del Hospital Alejandro Maestre, como lo es su labor asistencial.

De hecho, el Centro de Salud de Pueblo Nuevo, contaba hasta hace escasos meses con un médico de planta y una ambulancia, dado que centro poblado tiene un importante flujo poblacional, “este era el esquema de servicio que la anterior administración del Hospital Alejandro Maestre le ofrecía a estas comunidades rurales del municipio de Ariguaní”, declaró un habitantes del Corregimiento.

Por otro lado, estas realidades han afectado de alguna manera hasta las relaciones entre los miembros del Sindicato Nacional de la Salud y la Seguridad Social, Seccional Ariguaní; así nos lo confirmaron algunos de sus trabajadores, quienes señalan que la dirigente de los trabajadores Petrona Isabel Rodríguez, pertenece al grupo político de Jaime Eduardo Maestre y por esta razón, nos se han pronunciado al respecto. Cierto o no, hasta el día de hoy los trabajadores agremiados a SINDEES han permanecido en silencio.

Por otra parte, es importante señalar que la Gobernadora Rosa Cotes Zuñiga desestimó la reelección como gerente del Hospital Alejandro Maestre, del Dr. Luis Clímaco Meriño Cantillo, mediante Decreto 055 del 16 de febrero del 2016, realizada por la solicitud su Junta Directiva de la ESE; la mandataria regional, apeló, entre otras, a la discrecionalidad de la para designar los cargos. Sin embargo, determinó adelantar el Concurso para el nombramiento en propiedad del nuevo gerente, dado que la actual esta por encargo desde el mes de abril.

Hoy, “luego de la muerte del Yazmine, el Hospital Alejandro Maestre, decidió que el Centro de Salud del Corregimiento de Pueblo Nuevo, solo se atenderá de lunes a viernes durante las ocho(8) horas laborales; así como se suspendió la atención de urgencias y los fines de semana ni festivos hay servicio asistencial”, precisó un dirigente comunal. Con esta medida los 12.194 habitantes de las zona rurales de Ariguaní no tendrán derecho a enfermarse en este municipio.

Finalmente, la comunidad ariguanense espera que la justicia esclarezca estas denuncias y se castigue a los responsables, aunque muchos son escépticos; así mismo, que la Gobernadora adelante el concurso de méritos para nombrar en propiedad al Gerente(a) del Hospital Alejandro Maestre, como quedó establecido en el Decreto 055 del 15 de febrero del 2016, firmado por la misma Rosa Cotes Zuñiga.

Fotografía: Hospital Alejandro Maestre Sierra, del Municipio de Ariguaní, Magdalena

Video: (1) Entrevista a Yazmine Esther Ospina Romero realizada por el Canal 9 de Teleariguaní. (2) Enrique Ballestas, grabación realizada por la comunidad del Corregimiento de Pueblo Nuevo.

EN COLOMBIA, ZIKA, POBREZA Y MINISTERIO DE SALUD

Por. Victor Garavito

El pasado domingo 31 de enero, el Instituto Nacional de Salud reveló en su último boletín epidemiológico, un preocupante aumento en las cifras de los casos registrados por Zika en el país.

Actualmente, Colombia ha presenta oficialmente 20.297 casos de Zika, entre ellos, 2.116 comprometen a mujeres embarazadas, lo preocupante es estas es que los especialistas señalan que este virus causa daños cerebrales en los recién nacidos, muchos de ellos provocan microcefalia, es decir, malformación del cerebro, niños con su cabeza más pequeña de lo normal, lo que puede producir la muerte.

Sin embargo, la cifras siempre maquillan la realidad o los funcionarios públicos del Sistema Regional de Salud, como sucede en el Magdalena, no cumplen estrictamente con los protocolos y no reportan los casos sospechosos, tampoco envían las muestras respectivas al laboratorio o simplemente no se piden o se dilatan, con el fin de bajar las estadísticas y no crear condiciones adversas a la temporada turística que acaba de terminar.

No obstante, el hecho fue ampliamente registrado por los medios comerciales de información en Colombia; de tal manera, que para ellos los números era la evidenciaban de una contundente derrota del país frente al avance de la epidemia.

8x11-FirstSection

En esta perspectiva, las medidas tomadas por el Estado colombiano, perdieron la batalla; no obstante, los periodistas de las multinacionales de la información en Colombia ni siquiera se atrevieron a preguntarse por las causas reales que originan el vector endémico entre los sectores populares del país, es decir, los pobres. Y es que las estadísticas siempre esconden e invisibilizan los rostros y dejan en el anonimato a la realidad.

De otra parte, no es del todo cierto que unos sean más cuidadosos o que otros emprendan acciones concretas de autocuidado o adopten las medidas necesarias para crear mejores condiciones de higiene que favorezcan su salud o se sensibilicen más rápidamente frente a las campañas educativas realizadas por las diferentes entidades de salud en el ámbito local, regional o nacional: ¿Acaso las distintas piezas publicitarias no están arrojando los resultados esperados?

Además, cabría preguntarse: ¿Por qué siempre fracasan las estrategias de difusión y la propaganda dirigida a la prevención y si triunfan la campañas comerciales que nos invitan a consumir más? ¿Cuál es la diferencia? ¿Será a caso que las multinacionales farmacéuticas, los funcionarios públicos y el sector privado, están empeñados que las comunidades no asuman el control de su autocuidado y fracase todo intento de autogestión de los vectores endémicos, con el propósito de favorecerse de la demanda de sus fármacos, los contratos por cuenta de la declaratorias de emergencia manifiestas y el aumento de sus ventas por culpa de la enfermedad?

De igual manera, ¿Qué venden los medios comerciales de información revelando las cifras sin presentar la realidad del país: el pánico nacional y los repelentes contra el mosquito aedes aegypti. Acaso todos podemos comprar los famosos repelentes de las multinacionales extranjeras?

8x11-2ndSection

La realidad que no cuentan

Visto desde otra perspectiva, como es posible detener el avance de la epidemia si gran parte de los municipios pobres del país no cuentan hoy con un sistemas de saneamiento básico decentes, que les permita a las comunidades mejores condiciones para prevenir el virus?

Veamos un ejemplo: En el departamento del Magdalena, con el famoso Plan Departamental de Agua, PDA, se le prometió a los 29 municipios que saldrían de una vez por todas de las crisis del agua donde aún se encuentran inmersos, dejando a su paso sistemas de saneamiento básico instalados en cada uno de sus centros poblados, del área urbana o rural. Este anunció lleno de esperanza a la población magdalenense en el 2005, quienes recibieron con gran expectativa esta positiva noticia de la Administración Departamental y las diferentes entidades del Gobierno Nacional comprometidos en la tarea.

Hoy, 10 años después y por citar sólo un caso, en el Municipio de Ariguaní se ha realizado una inversión cerca de los $9.496 millones; a pesar de ello todavía los ariguanenses no cuentan con un servicio optimo ni mucho menos con un sistema de alcantarillado.

Sin embargo, en lo que respecta al alcantarillado de Ariguaní, es importante señalar que desde el 2009, con recursos del PDA, se inició su primera etapa en la que se construyó la red de recolección y manjoles en los barrios 20 Mayo, La Florida y Los Nogales; a pesar de ello, hoy son recursos enterrados que no le prestan ningún servicio a la comunidad ariguanense, dado que no se construyeron las instalaciones domiciliarias, la laguna de oxidación ni el emisario final.

Algo semejante ocurre en los demás municipio del departamento, donde muchas de sus comunidades ni tienen un acueductos digno ni mucho menos servicio de alcantarillado, pero si una entidad como Aguas del Magdalena E.S.P. S.A convertida en una apetitosa dependencia debido al atractivo presupuesto que maneja y es un verdadero fortín burocrático, que se lo disputan los distintos grupos políticos de Santa Marta.

Mientras tanto, muchos magdalenenses se siguen preguntando si unos de los objetivos trazados por Aguas del Magdalena como es el de “realizar inversiones en infraestructura para los sistemas de acueducto alcantarillado y aguas residuales para incrementar las coberturas reales urbanas de acueducto y alcantarillado a 95% y 85%, respectivamente”, algún día se cumplirá.

Para completar, el servicio de recolección domiciliaria de residuos urbanos es deficiente en todo el departamento y en algunos casos se realiza de manera anti-técnica, ya que existen municipios donde aún se emplean tractores en los recorridos, cuando tienen la fortuna de contar con el combustible para hacerlo y una vez cada mes logran culminar su recorrido en las cabeceras municipales, señalaron algunos presidentes de las Juntas de Acción consultados; además, ni que decir de los “rellenos sanitarios”, en los que se invirtieron miles de millones de pesos y que nunca funcionaron ni prestaron el servicio para lo que fueron construidos y hoy están convertidos en botaderos a cielo abierto.

Por si no fuera poco, ante el déficit de vivienda que se vive en el Magdalena y porque no decirlo, en todo el Caribe colombiano, pululan barrios subnormales, en agrestes sectores marginales, muchos de ellos ubicados en zonas de alto riesgo, con pésimas vías de acceso, en precarias condiciones habitacionales y donde conviven más de tres familias hacinadas por unidad residencial.

Frente a estas realidades y la pobreza de más del 60% en que viven los colombianos, cabe resaltar que el país suramericano es el más desigualdad de la región y donde sólo “el 20 por ciento de los ingresos en Colombia están en manos del 1 por ciento de la población”, como lo señala el economista francés, Thomas Piketty.

Bajo esta verdades, cualquier protocolo del Ministerio de Salud se convierte en un simple saludo a la bandera, sin ninguna consecuencia real y efectiva en la tarea de reducir los vectores endémicos de esta enfermedad, atendida actualmente con paliativos que nunca atacaran las causas reales de cualquier amenaza epidemiológica, como hoy sucede con el Zika.

8x11-2ndSection

Fotografía: ©[ar] actualidad regional. Enero de 2016. ©Piezas educativas: Organización Panamericana de la Salud, OPS, y la Organización Mundial de la Salud, Oficina Regional para las Américas, OMS.