Y qué pasó en el Congreso en el 2016

Saldo Negativo en materia social
Por. Víctor Garavito

El balance social que arrojan las decisiones legislativas tomadas por el Congreso de la República en el 2016, es negativo para la amplia mayoría de los colombianos y los sectores populares del país.

En materia legislativa el 2016 el saldo es negativo para las aspiraciones de las clases medias y bajas en Colombia, quienes enfrentarán un incierto 2017 en materia económica, con un salario básico que cada día pierde poder adquisitivo, con un aumento del 7%, $741.717 más auxilio de transporte $83.140 para un total $820.857, fijado por el Gobierno Nacional; al mismo tiempo, aumenta la concentración de la riqueza en el 9% de la población y persiste la entrega del país a los intereses de la multinacionales extranjeras.

Sin embargo, en medio de esta nada halagador panorama, la clase política que ocupa el Congreso de la República, se dedicó en el 2016 a favorecer la plutocracia criolla y las multinacionales minero energéticas, con reformas y leyes que garantizan el despojo de las riquezas de los colombianos y hacen inviable el desarrollo del país.

Por otro lado, si se trata del control político ejercido, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, es absolutamente pobre, dado que no arrojó resultados concretos dentro del ejecutivo ni de las entidades encargadas de realizar las investigaciones frente a las diferentes denuncias por corrupción o el fracaso de este modelo económico que no contribuye al desarrollo ni al bienestar, ni siquiera a punta del asistencialismo de sus políticas sociales sino que perpetua la pobreza; aunque el legislativo sea ha dedicado a promover la destrucción de los ecosistemas estratégicos y las violaciones a los derechos humanos por parte de los funcionarios del Estado.

De esta manera, el Congreso de Colombia demostró una vez más, que sigue siendo la trinchera donde la clase política, junto con la plutocracia y las transnacionales deshacen este precario remedo de democracia y negocian el país, que se supone nos pertenece a todos. Mientras el Centro Democrático da un precario espectáculo en su defensa al gobierno del expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez y los intereses del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, que patrocinaron sus mentiras en la campaña del No al plebiscito por la paz, pero votaron afirmativamente la Reforma Tributaria.

Así lo refleja el hundimiento de la Proyecto de Acto Legislativo que intentaba consagrar al agua como un derecho fundamental, que fuera impulsado por las organizaciones ambientales del país y presentado por el Senador Jorge Eliécer Prieto Riveros; pero también, la iniciativa legislativa del Senador Jesús Alberto Castilla que buscaba reconocer al campesinado como sujeto político y promover políticas para proteger la cultura, la economía campesina, así como el reconocimiento al derecho a la tierra individual, colectivamente para las familias y comunidades campesinas, con el fin de acceder a la titulación y el territorio.

En cambio, el 16 de junio fueron aprobados los 244 artículos del Código de Policía que claramente viola los más elementales derechos humanos, criminaliza la protesta social y convierte a todos los ciudadanos en un blanco potencial de una sociedad inmersa en la sospecha, de una fuerza que se niega a mejorar sus relaciones con las comunidades y salirse del esquema de la guerra de baja intensidad, aplicada desde 1970, fecha en que se expidió la anterior norma que duro vigente por los últimos 46 años.

Pero también, esta legislatura consolidó las Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social, Zidres, con la expedición de la Ley 1776 del 29 de enero del presente año, por las que el lobby de las multinacionales se cortan las venas, dado el jugoso negocio que representa para el capital especulativo financiero y la legalización de la entrega de las mejores tierras del país al capital extranjero. Así se legitimó el despojo de tierras a los campesinos colombianos, en un país que un día era nuestro.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de la joya de la corona: la Reforma Tributaria, aprobada a pupitrazo limpio y bajo la presión del lobby empresarial colombiano y de las multinacionales extranjeras.

dsc_1085-2

El regalo de navidad del Congreso de la República castigará a los colombianos por ser pobres con un IVA del 19%, es decir $7.5 billones al que nos condenaron los Senadores y Representantes; al tiempo que los más ricos solo le aportaran al fisco nacional el 0,4% billones en sus impuestos el 2017; mientras esto pasa el Gobierno de Juan Manuel Santos Calderón subasta al país en los mercados internacionales.

Esta Reforma Tributaria espera recaudar $12 billones para tapar el hueco fiscal que nos ha dejado la corrupción del Estado colombiano y los negocios de los altos funcionarios del Gobierno, a su vez premia y promueve la evasión, dado que solo se sancionará a los evasores a partir de $5.000 millones. Sin embargo, el 60% de los productos de la canasta familiar fueron gravados con el IVA del 19%.

dsc_1082-1

De tal manera, que los que ganaron fueron los Congresistas, quienes están cobrando el 12% a los Alcaldes por los “cupos” de los contratos que les da el Gobierno Nacional por votar sus proyectos, que es como funciona la mermelada que se esparce desde la Presidencia de la República y con la que se van aceitar las campañas políticas que elegirá, como siempre a los mismos el próximo año.

Finalmente, Colombia termina con un saldo negativo en materia social y como el tercer país más desigual en el mundo, en medio de una realidad de una nación carcomida por el hambre, la impunidad, la corrupción y ambiciones de las multinacionales extranjeras que nos saquean y solo dejan destrucción a su paso por el territorio nacional. Por eso, este no será un feliz año para todos.

Capturada Exgerente del Hospital de Algarrobo, María del Socorro Andrade Cortés

Lazos entre la Clase Política y los Narcoparamilitares en el Magdalena
Por. Victor Garavito

Mientras en el Municipio de Algarrobo se preparaban para las Fiestas Patronales de San Martín de Loba, que se realizaran en noviembre, la Fiscalía 15 de la Dirección Nacional Especializada contra el Terrorismo de Bogotá, expedía orden de captura contra la exgerente del Hospital María del Socorro Andrade Cortés, por sus presuntos vínculos con grupos narcoparamilitares y el robo continuado a la salud.

Así lo confirmó la Fiscalía General de la Nación en un escueto comunicado de prensa el pasado 3 de noviembre. De tal manera, que investigadores de la Subdirección Seccional CTI Magdalena, en las últimas horas llevaron a cabo la detención de Andrade Cortés, contra quien pesaba una orden judicial vigente para cumplir medida de aseguramiento preventiva en su lugar de residencia.

Igualmente, la misma decisión judicial ordenó medida de casa por cárcel al exgerente del Hospital del Municipio de Concordia, Alonso Felipe Redondo Iglesias.

Por su parte, el ente investigador señaló que tras las indagaciones realizadas, como lo contempla el Código de Procedimiento Penal, Ley 600 del 24 de junio de 2000, a María de Socorro Andrade Cortés, se le imputan hechos entre los años 2003 y 2004, “donde al parecer incurrieron en irregularidades en la celebración de contratos con la Fundación Mujeres de la Provincia”, mientras se desempeñaba como gerente del Hospital de Primer Nivel de Algarrobo.

Los narcoparamilitares y Clase Política del Magdalena

Para nadie es un secreto como en la región del Valle del Rio Ariguaní, los narcoparamilitares decidían quienes iban a ser los Alcaldes de los municipios; así quedó confirmado cuando al país conoció el verdadero entramado entre la clase política del Magdalena y el confeso comandante del Bloque Norte, Rodrigo Escobar Pupo, “Alias Jorge 40”.

Este tejido de corrupción, asesinatos, despojo de tierras de campesinos y robo continuado de los presupuestos municipales, quedó sellado en los Pactos de Chivolo y Pivijay, entre los narcoparamilitares y la clase política del Valle del Rio Ariguaní y del Magdalena.

En el Pacto de Chivolo, firmado el 13 de septiembre de 2000, participaron 13 candidatos a alcaldías y 395 dirigentes políticos y sociales de la subregión del centro del Magdalena; en este macabro acto se acordó apoyar la candidatura de José Domingo Dávila Armenta a la Gobernación, más conocido como “Chelo Dávila”, bajo el movimiento “Provincia Unida”.

Dávila Armenta, del Partido Liberal, asumió como mandatario regional en el periodo 2001 – 2003 y posteriormente fue condenado en sentencia ratificada por la Sala de Casación Penal de Corte Suprema de Justicia, con el Acta No. O60 del 23 de febrero 2011, a 90 meses de prisión y al pago de una multa de cerca de $3.500 millones de pesos.

Los cargos por los que fue condenado el exgobernador del Magdalena, José Domingo Dávila Armenta, fueron como “coautor responsable del comportamiento punible de concierto para delinquir agravado, en la modalidad de promover grupos armados al margen de la ley”, según consta en la determinación ratificada del 25 de agosto de 2009. Es preciso señalar que su hijo y heredero político es José Domingo Dávila Morales, “Chelito Dávila”, quien actualmente se desempeña como diputado en la Asamblea del Magdalena por Cambio Radical, con una votación de 15.158.

Para la época en que fue capturado el exgobernador José Domingo Dávila Armenta, un 30 de noviembre del 2008, la clases política del departamento del Magdalena, atravesaba una de sus peores crisis de la que parece aún no recuperarse; prueba de ello es que en esos días se encontraban en prisión los senadores Miguel Pinedo Vidal, Jorge de Jesús Castro Pacheco y Luis Vives Lacouture; también, los representantes a la cámara Alfonso Campo Escobar, José Gamarra Sierra, Jorge Luis Caballero Caballero, Karely Lara Vence y Alonso Ramírez Torres. Así mismo, ante la gravedad de las evidencias el ex gobernador Trino Luna Correa, no le quedó más que acogerse a sentencia anticipada por cooperación con la justicia con la Fiscalía General de la Nación. Y para acabar de completar el panorama, José Francisco “Chico’ Zúñiga”, exalcalde de Santa Marta y esposo de la actual Gobernadora, Rosa Cotes Vives, también fue condenado por parapolítica.

Así mismo, el Pacto de Pivijay, promovido por alias “Jorge 40” y que se escenificó en ese municipio el 10 de marzo de 2002, garantizó la elección al Congreso de Dieb Nicolás Maloof Cuse y Jorge de Jesús Castro Pacheco, hermano del condenado paramilitar Cesar Augusto “El Tuto” Castro Pacheco, quien actualmente reside en El Difícil, Municipio de Ariguaní; además de la candidatura del exrepresentante de Cambio Radical por el Magdalena José Gamarra Sierra y Gustavo Orozco. Todos ellos condenados dentro de los procesos de parapolítica que juzgó la Corte Suprema de Justicia.

Cabe señalar que la alcaldesa del municipio de Ariguaní, Carmen Cecilia Castro Pacheco, una de las mandatarias firmantes del del Pacto de Pivijay, fue condena por este hecho.

Los narcoparamilitares y la Fundación Mujeres de la Provincia

Pieza clave de la estrategia de saqueo de los recursos públicos por parte de los narcoparamilitares, consentida y patrocinada por la clase política del Valle del Rio Ariguaní, lo constituye la Fundación Mujeres de la Provincia.

Y con la Fundación aparase la supuestamente peligrosa figura de Neyla Alfredina Soto Ruiz, alias “Sonia”, “La Sombrerona” o “La Paraca”, excomandante y jefe de finanzas del Bloque Norte de los narcoparamilitares; además, de ser la nefasta mano derecha, comandante del Bloque Norte, Rodrigo Escobar Pupo, “Alias Jorge 40” y eje central para el desarrollo de los Pactos de Chivolo y Pivijay.

Alias “La Paraca”, ingreso a las la filas de las criminalidad de los narcoparamilitares como trabajadora social a finales de los años 90 en el Municipio de San Ángel, lo revela el portal verdadabierta.com.

La que fuera considerada como muy distinguida señora, era ampliamente conocida en todos los círculos sociales y productivos de la subregión del Valle del Rio Ariguaní, porque representaba a la Fundación Mujeres de la Provincia; entidad que sirvió para firmar y ejecutar todo tipos de contratos fantasmas para saquear los presupuestos de los entes territoriales; hecho que causó el atraso en el desarrollo y el crecimiento acelerado de la pobreza de todos los municipios del centro del Magdalena.

No obstante, Neyla Alfredina Soto Ruiz, a sus 64 años, fue capturada un sábado 15 de noviembre del 2008, en una finca del Municipio de Sabanas de San Ángel, bajo los presuntos cargos de conformación de bandas criminales, desaparición forzada y desplazamiento; así como, concierto para delinquir agravado, homicidio agravado y hurto calificado.

Además, en el momento de su aprehensión a alias “Sonia” se le acusaba de haber ordenado la muerte el 5 de junio del 2002 del agricultor Manuel Antonio Suárez Ramírez y de su hijo, a quienes al parecer les habría amordazado, asesinado y robado más de 400 cabezas de ganado, así como varias hectáreas de tierra después de haberlos ejecutado. De esta forma, los narcoparamilitares despojaban a campesinos, con la supuesta complicidad con algunos notarios; aunque estos vínculos aún están por investigar y llevar ante la justicia colombiana; a pesar de ello, estos casos se encuentran en el silencio del olvido en la Corte Suprema de Justicia.

Un reflejo de esta situación y como operan los mecanismos de impunidad, se escenificó el pasado 5 de abril, precisamente a Sabanas de San Ángel, donde Neyla Alfredina Soto Ruiz, había supuestamente asesinado y desplazado a campesinos; sin embargo, fue en este municipio, donde el exprocurador Alejandro Ordóñez Maldonado y el actual presidente de Fedegan José Félix Lafaurie, iniciaron la cruzada uribista para legalizar el hurto de los llamados “compradores de buena fe”.

De esta misma forma, que el senador Álvaro Uribe, se opuso al Plebiscito Por La Paz, para que hechos como estos quedaran en la impunidad; así lo confirman sus propuesta de  renegociación los del No frente a los Acuerdos de La Habana; al mismo tiempo, el Centro Democrático, acaban de presentar un proyecto de Ley para que legalice y reconozca la tierras a quienes las adquirieron fraudulentamente y fruto del proceso de despojo y a punta de los asesinatos a campesinos cometidos por los narcoparamilitares en el todo el país. Así se pretenden burla la Ley 1448 del 10 de junio de 2011, de Víctimas y Restitución de Tierras.

A pesar que en la región del Valle del Rio Ariguaní, todos conocían muy bien el accionar de Soto Ruiz, alias “Sonia”, en el 2013 quedó en libertad por falta de pruebas; además, la justicia se abstuvo de procesarla por el delito de concierto para delinquir y dentro del proceso por homicidio, desplazamiento, desaparición forzada y extorsión. Esta decisión la profirió la Jueza Encargada Única Penal, Ana Joaquina Cormane Goenaga, del Circuito Especializado de Santa Marta. De esta forma, opera la impunidad en nuestro país y las víctimas del conflicto armado se quedan sin que exista verdad, justicia y reparación.

Soto Ruiz, alias “La Paraca”, murió a los 71 años, sobre las 4 de la tarde, el pasado lunes 8 de febrero del presente año, en la clínica La Asunción de Barranquilla, víctima de una deficiencia respiratoria y una falla sistémica, producto de una anemia severa, generada por un cáncer metastásico avanzado que padecía y comprometió su sistema óseo y otros órganos vitales.

Finalmente, aunque la Neyla Alfredina Soto Ruiz muriera, la memoria sigue viva en las comunidades afectadas por los narcoparamilitares en el Valle Rio Ariguaní, quienes aún viven entre el miedo y la zozobra por la presencia del llamado “Ejercito Antirestitución de Tierras” que se pasea a sus anchas sembrando la muerte en la región, sin que las autoridades se den por enteradas.

Fotografía: Neyla Alfredina Soto Ruiz, alias “Sonia”, “La Paraca” o “La Sombrerona”. Tomada de Google.

IDENTIDAD CULTURAL E INDUSTRIA ANTIOQUEÑA: Ellos quieren que nos olvidemos de Nosotros Mismos

Uribe, la Paz y la Industria de la Guerra
Por. Victor Garavito

Cuando se tome una gaseosa Postobón, este sentado frente al televisor escuchando las mentiras de Noticas RCN y te pongas la camiseta del Atlético Nacional, recuerde que estas empresas hacen parte de la Organización Ardilla Lulle, los mismos que patrocinaron las mentiras de Álvaro Uribe Vélez, porque a ellos solo les interesa la guerra; ese es su negocio.

Pero, valla más haya, atrévete a pensar por ti mismo y observé como a través del Canal RCN, lo único que hacen es difundir y convencerte que la única cultura relevante en el país es la paisa y Medellín, la capital, que se la juega con el verde de lo Nacional y se olvidaron que el metro se lo pagamos todos los colombianos.

Por eso, cada vez que tome una gaseosa Postobón, este sentado frente al televisor escuchando las mentiras de Noticas RCN y se ponga la camiseta del Atlético Nacional, observa por la ventana el privilegio que significa haber nacido en tu tierra y lo que ella le aporta al país. Acuérdate que los narcoparamilitares vieron de Antioquía y que ellos contaron con la complicidad de nuestra clase política y el Estado.

Recuerda, que te define la identidad cultural que heredaste y expresas; la que le pertenece a tu gente, la que esta hoy a tu lado; no la que tomas prestada de los medios de información y ni de la postura que asumes porque así es el estilo RCN.

Finalmente, a los paisas y su industria antioqueña, les interesa que olvides tu identidad cultural, solo consuma sus productos y que no pienses por tí mismo el país, donde te mereces vivir en paz.

Video: ©Marcha Patriótica, Octubre, 2016.

Una Semana Forjando La Paz

La Resistencia Civil Por La Verdad
Por. Victor Garavito

Una vez conocido los resultados del Plebiscito del pasado 2 de octubre, donde los colombianos comprometidos con la paz salieron derrotados por una escasa votación y como resultado de una enconada campaña plagada de mentiras, organizada por Álvaro Uribe Vélez y las Iglesias Cristianas, los jóvenes y diversas organizaciones sociales, convocaron una movilización permanente, que esta semana se escenificó en las diferentes calles y plazas del país.

Paz a la Calle, tiene como propósito que no se dilaten el fin de la guerra y la implementación de los Acuerdos de la Habana, como los sectores de la ultraderecha quieren con el fin de convertirlos en el tema central del debate electoral de las próximas elecciones presidenciales y con ello instaurar nuevamente la impunidad y el despojo de tierras a los campesinos colombianos.

Por qué Uribe le tiene miedo a la Paz

Todos los analistas coinciden en estos momentos, luego que se conociera la estrategia de la Campaña Por el No al Plebiscito, que su mismo gerente reveló el pasa miércoles 5 de octubre en una entrevista al Diario La República, que el problema de fondo es que Álvaro Uribe Vélez le tema a la verdad.

En efecto, si los militares, que no son pocos, comprometidos en los mal llamados Falsos Positivos –Ejecuciones Extrajudiciales–, promovidos durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, tienen la oportunidad de contar la verdad y con ello recibir el perdón, podrían contra la espada y la pared, al senador del Centro Democrático, quien siempre ha defendido su imagen y ha llamado a las diversas acusaciones por delitos de lesa humanidad y de corrupción, como “venganza Criminal”.

Tal vez, por esta misma razón, una vez la Corte Constitucional, demandó que durante el proceso de Justicia y Paz, los narcoparamilitares, debían contarle toda la verdad al país y realizar acciones de reparación efectiva, inmediatamente Uribe Vélez, los extraditó a los Estados Unidos en la madrugada mayo de 2008 para que el país ni las víctimas de los atroces crímenes cometidos por los comandantes de estas organizaciones criminales pudieran reaccionar ante el hecho.

De esta manera, Uribe Vélez promovió la impunidad, mientras que para otros simplemente cubrió sus huellas rápidamente, para que las confesiones de los máximos jefes de los narcoparamilitares no lo alcanzaran a él ni a ninguno de los miembros de su familia, al tiempo que, el país se quedó sin conocer la verdad, como lo afirma el periódico New York Time en su artículo:  “Justicia interrumpida: Paramilitares en Colombia, presos privilegiados en Estados Unidos”.

La Ofensiva Uribista

Nadie en este país, con la ambición desmedida y visceral que Álvaro Uribe Vélez le tiene al poder; es una caso clínico digno de estudio por la academia colombiana que podría arrojar luces sobre el Síndrome de Hubris o Hybris.

De igual manera, bien nos ayudaría a esclarecer la realidad del país, el libro del político y médico británico Lord David Owen: “In Sickness and in Power: Illnesses in Heads of Government during the Last 100 Years” (En el poder y en la enfermedad: enfermedades de jefes de Estado y de Gobierno en los últimos cien años).

¿Pero qué hay detrás de ansiedad, de ser el centro de un país que se debate entre la guerra y la paz; entre la reaparición de los narcoparamilitares con su “Ejercito de Restitución de Tierra”, “Los Usugas” y otras plagas, promovidas por la ultraderecha colombiana?

¿Acaso es solo protagonismo o busca presentarse como próximo candidato a la presidencia de la republica? Como se atreven a vaticinar algunos politólogos, quienes desde ya hacen sus apuestas; mientras, otros no tan escépticos, señalan que Uribe Vélez, pondrá a uno de sus esbirros, como lo pretendió con Zuluaga.

Por eso, el sequito de Álvaro Uribe Vélez, intenta hacer méritos y un curso intensivo de uribismos, como lo hemos visto en los últimos días, porque todos sus correligionarios conocen de las consecuencias de quien caiga en desgracia: “su nombre será borrado de la faz de la historia colombiana”, como al parecer le sucederá al Juan Carlos Vélez Uribe, Gerente de la Campaña por el No al plebiscito.

Vargas Lleras y La Campaña

Frente a este panorama, qué papel juega entonces Germán Vargas Lleras? Al parecer el Vicepresidente, pretendió jugar a dos bandas con el plebiscito. Por un lado, debilitar a los presidenciables de los Liberales y la U, impidiendo una cuantiosa votación del Sí; mientras, coqueteba con el uribismo, con quien mantiene negociaciones de cara a la presidenciales del 2018.

No obstante, como quedaron las cosas, uno de los perdedores fue Vargas Lleras, dado que los uribista le sacaron ventaja y los fortaleció al no comprometerse con el Sí. Pero, además, aunque Cambio Radical, siga siendo el dueño del Caribe, parece ser que esta vez no la tiene tan clara, a pesar de tener aliados como el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, la Ministra de Vivienda, Elsa Noguera y el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, crece el desprestigió de este partido, por cuenta de lo que acaba de suceder en La Guajira con la exgobernadora Oneida Pinto y Francisco “Kiko” Gómez, como de la cuestionada clase política del Magdalena que lo representa.

De otra parte, los analistas e investigadores coinciden, que Uribe Vélez, necesita del poder como un mecanismo de impunidad; por eso, le apostará a Vargas Lleras. Tal vez ahora, la única preocupación del senador del Centro Democrático es que el país conozca la verdad de su participación y la de su familia en la guerra y, de paso, la de los empresarios antioqueños que representa. Además, de evitar toda costa el proceso de restitución de tierras y la reparación a la víctimas, porque sus patrocinadores se verían implicados en serios litigios jurídicos.

Mientras, el calculo político de Álvaro Uribe Vélez se la juega en dilatar el proceso de paz hasta las próximas elecciones, con el fin de de tener discurso y obtener la presidencia nuevamente, algunos creen que la única salida viable es la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Al tiempo que, la juventud colombiana resiste en las calles, ante la aparición de un inminente Frente Nacional, como parece promovido por Uribe y Santos.

Finalmente, algunos sectores opinan que “hay que arrebatarle a la clase política el tema de la paz y realizar en las plaza de Colombia cabildos abiertos que presionen al gobierno para que no entregue los Acuerdos alcanzados en la Habana y se firme una paz duradera y estable”.

dsc_7930-1

Fotografía y Video: [ar] actualidad regional © Bogotá, octubre de 2016.

Las Mentiras del No y Las Empresa Antioqueñas que las apoyaron

Uribista Que Se Respete Miente
Por. Victor Garavito

Uribista que se respete miente, consiente o inconscientemente, pero miente; su mesías, Álvaro Uribe Vélez, les ha enseñado, como lo hacen en las iglesias cristianas, que de la fe no se duda; por eso, ninguno de sus seguidores tiene el derecho de dudar de sus incuestionables palabras, que de seguro los llevarán a la Colombia Prometida, la misma que la ultraderecha y el narcoparamilitarismo esta empeñada en establecer en este país del Sagrado Corazón.

Esta verdad a gritos, que conoce en el país, fue confirmada por Juan Carlos Vélez, excandidato a la alcaldía de Medellín, primo del Álvaro Uribe y gerente de la Campaña por el No al Plebiscito, en una entrevista concedida al Diario La República, este pasado miércoles 5 de octubre: “El No ha sido la campaña más barata y más efectiva de la historia”.

De tal manera, que por haber incurrido en el presunto delito de fraude al sufragante, según lo estipula el artículo 388 del Código de Procedimiento Penal, al desinformar y presionar al electorado, fue instaurada una demanda contra los promotores del No ante la Fiscalía General de la Nación, esta misma tarde. Claro que entidad en manos de Cambio Radical y Vargas Llerras no garantiza nada sino la impunidad.

El acto que se burla, una vez más, de los colombianos y de quienes acompañaron el No, hace parte del acostumbrado gesto de cinismos uribista y es una maniobra diseñada para “lavarse las manos” y quedar bien con el país, como hoy lo hace Álvaro Uribe Vélez e inmediatamente salió a desmentir la estrategia del No al Plebiscito.

No obstante, muchos ya habían señalado los argumentos del No de tendenciosos e instigadores de la guerra y la exclusión social; al tiempo que esto sucedía en el país, los medios insistían en repetirlas como estrategia de guerra de las trincheras de las sala de redacción, como lo hizo el canal privado de información RCN.

Ahora resulta, que al final, Álvaro Uribe no tuvo la culpa de nada, como nunca la tubo cuando pagó el voto para que se aprobará su reelección en el Congreso a la entonces Representante a la Cámara Yidis Medina con la notaria, el que fuera el Seguro Social y la Dirección del SENA en Barrancabermeja, hechos por los que fueron sentenciados su Ministro de Salud, Diego Palacio Betancourt, y del Interior, Sabas Pretelt de la Vaga. Sí claro familiar del exmagistrado uribista de los escándalos por corrupción en la justicia Jorge Pretelt Chaljub.

Tampoco fue su responsabilidad las Chuzadas del DAS ni de la campaña de persecución y desprestigio a quienes pensábamos distinto, dirigida desde los organismos de inteligencia del Estado, a cargo de uno de los hijos del Magdalena como lo es Jorge Noguera y después con María del Pilar Hurtado, ambos presos.

Ni tubo la culpa siquiera de los falsos positivos –Ejecuciones Extrajudiciales- ni de la corrupción consentida y provocada durante el periodo de Luis Camilo Osorio al frente de la Fiscalía General de la Nación, momentos en que los narcoparamilitares se tomaron al ente acusador; por eso, sería que Uribe calificó públicamente como el mejor Fiscal del mundo.

Es más, ni mucho menos fue de su competencia entregarle al país a las multinacionales mineras, con el prurito de la confianza inversionista, con el propósito que saquearan las riquezas y los recursos naturales que les pertenecen a los colombianos; mientras empobrecen y matan a las comunidades con su degradante contaminación; al mismo tiempo, condenan a los niños Wayúu a la muerte, así como a quienes su único pecado fue vivir en inmediaciones de empresas como la Drummound, Cerromatoso y Cerrejón, entre otras, para no hablar de las canadienses que destruyen el complejo de páramos de Santurban del nororiente colombiano.

Ni siquiera de los escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos sus hijos Tomas y Jerónimo Uribe Moreno apunta de explotar a los artesanos del Caribe colombiano y de tratar de quitarle la basura a los recicladores, con empresas como C.I. Ecoeficiencia S.A.S., Sapia C.I. S.A.S. (Salvarte), Zona Franca de Occidente, Promotora Gran Sabana, Yogur S.A. y Ecoindustry S. A., registradas en Colombia; además, de Achlys Investment y Achlys Business Corp., legalizadas en Panamá.

Hoy que podemos esperar de nosotros los colombianos, si la mentira se ha instalado y se convirtió en el centro de nuestras vidas. Nada. Realmente nada.

Sí cómo lo acaba de revelar Juan Carlos Vélez, el Gerente de la Campaña por el No al  plebiscito, su estrategia consistía en no explicar los acuerdo de la Habana ni exponer cuales eran las diferencias frente a estos sino simple y llanamente mentir. Es más ese fue el consejo que recibieron de los asesores extranjeros que contrataron: “Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación”, comentó. Igualmente, agregó que: “En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos. En la costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela”.

no-1

Las Empresas Que Apoyan La Guerra

El primo de Álvaro Uribe Vélez, señaló que la Campaña por el No al Plebiscito, lograron recaudar $1.300 millones, de 30 reconocidas empresas y 30 de destacados dirigentes nacionales, la mayoría de Medellín.

Claro en Antioquía, tierra donde se han engendrado los peores males de este país y donde siempre han vivido de la guerra; solo cabe con recordar a Pablo Escobar Gaviria, los narcoparamilitares de la familia Castaño, el EPL, la Empresa Criminal más grande de sicarios “la Oficina” de Don Berna, que aún funciona, Los Usuga que se apoderaron del Valle del Rio Ariguaní, entre otras grandes regiones del país.

Según las revelaciones de Vélez, entre las empresa que aportaron para acabar con la esperanza de paz de los colombianos se encuentran la Organización Ardila Lille (Haga clic y véalas las empresas-, los dueños del Canal RCN, Postobon, Incauca, Edinsa, Peldar, Los Coches y Atlético Nacional, entro otros.

Así mismo, el Grupo Bolívar, de la aseguradora que lleva su nombre, quien a su vez es propietario de Davivienda, Zuana Hoteles y Ediciones Gamma.

También se encuentran lo conglomerado económico de la moda, como lo es el Grupo Empresarial John Uribe e Hijos S.A. Este poderoso coloso de la moda en Colombia lo empoderó el extinto empresario Gilberto Uribe Echavarría, quien continuó con el legado de su padre, cuando creó en 1.907 John Uribe e Hijos S.A. En la actualidad, tiene la representación, producción y comercialización para Colombia y el caribe de las reconocidas marcas como Chevignon, Naf Naf, Americanino, Esprit, Rifle, American Eagle, Mother Care, American Brands, LBT y Mango.

Así mismo, uno de los aportantes y propiciadores de la guerra, es la Colombiana de Comercio S.A. o Corbeta, quienes tiene un conglomerado en las que figuran marcas como las de Alkosto, Kalley, AKT Motos, Magenta, Foton, Castrol, Mi Día, Royal Enfield y Magenta.

La quinta empresa esta dedicada a la industria del entretenimiento y el espectáculo musical, Codiscos S.A., quienes tiene la reprenstación de artistas como: Helenita Vargas, Jairo Varela con su Grupo Niche, Alfredo Gutiérrez, Binomio de Oro, Alci Acosta, Juan Piña, Albita Rodríguez, Peter Manjarres, El Combo De Las Estrellas, Grupo Bananas, Zetty, entre otros.

Frente a estos hechos, en las redes sociales se impulsa un boicot nacional a las empresas antioqueñas que apoyaron el No al plebiscito, quienes promovieron la mentira, el odio y crearon nuevamente el riesgo de otros 52 años más de guerra. Mientras que algunos sectores le piden explicaciones a la Asociación Nacional de Industriales, Andi, por su doble moral, los cuestionados empresarios salen a defenderse manifestando que aportaron tanto al Si como al No. Sin embargo, hay quienes señalan que la falta de ética de quienes manejan la economía es evidente y que la paz de los colombianos merece compromiso, respeto y no jugar a dos bandas, con dios y el diablo al mismo tiempo, como lo hizo el empresariado. Todos estas organizaciones económicas hacen parte del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA.

Finalmente, resta una pregunta: ¿Usted, qué es un colombiano que quiere la paz, le compraría a los paisas -antioqueños-, a esas empresas que apoyaron abiertamente la guerra y las mentiras de Álvaro Uribe Vélez? ¿En qué país prefiere vivir: dónde los colombianos podamos mirarnos de frente y decirnos la verdad o dónde todos fabriquemos mentiras para sobrevivir en medio de la guerra? Por eso, antes de colocarse una camiseta del Atletico Nacional piense en las empresas que apoyaron el despojo de tierra a los campesinos, el desplazamiento y las empresas narcoparamilitares que nos mantienen inmersos en las desesperanza.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2016 ©. Marcha Por La Paz. Imagen: Foto: Juan Carlos Vélez, Gerente de la Campaña por el No en el Plebiscito. ©Diario La República, miércoles 5 de octubre de 2016.

Leonard Rentería, el Silencio de Uribe y el Plebiscito Por La Paz

Una Realidad Más Allá de lo Viral
Por. Victor Garavito

El único que ha dejado callado al Senador Álvaro Uribe Vélez y sin argumentos a la cruzada del no al plebiscito por la paz, que lidera el Centro Democrático y es secundado por la mayoría de las Iglesias Cristianas del país, ha sido Leonard Renteria, quien de manera respetuosa pero contundente dejó una herida profunda en la lógica del discurso uribista.

El país fue testigo del hecho gracias a un video que en cuestión de horas se volvió viral, recorrió las redes sociales y obligó a los medios comerciales de información a tocar el tema. No obstante, luego del boom de la noticia, Leonard Renteria comenzó a recibir amenazas, que viniendo de los sectores de la ultraderecha colombiana, de grupos narcoparamilitares y en medio de la crítica situación de derechos humanos por la que atraviesa Buenaventura, le obligaron a desplazarse a Bogotá.

Hoy, Renteria se ha convertido en toda una celebridad, que escasamente tiene tiempo para atender a la prensa y presentarse en diversos eventos académicos a los que ha sido invitado en las universidades de la capital del país. A pesar de ello, y de estar inmerso en el frenético delirio del reconocimiento nacional como una de las rutilantes estrellas del plebiscito por la paz, por su valiente osadía frente a Uribe, este joven no se deja obnubilar por su cuarto de hora.

“No ando solo, siempre estoy bien acompañado por mi grupo, con los que trabajamos desde el arte y la cultural, en acciones de prevención que buscan impedir la vinculación de los jóvenes a la guerra y el consumo de sustancias sicoactivas. Sencillamente yo soy porque ellos son, para mi la razón de la existencia de cualquiera no es la existencia por sí misma, ni siquiera el hecho de ser el mismo, sino de contar con una colectividad que lo define, de la cual hace parte y pertenece”, señala Leonard Renteria.

De Buenaventura en los último cinco años se conocen realidades escabrosas como las llamadas casas de pique; además, del asedio y las disputa a la que esta sometida por parte de los grupos narcoparamilitares en medio de sus peleas, con el propósito de manejar las rutas del narcotráfico sobre el pacífico; las cifras, lo dicen todo: entre 1999 y 2015, según Medicina Legal, han asesinado a 5.047 personas, de los cuales 2.120 fueron jóvenes.

El Video

dsc_7259-1-0
Leonor Rentieria con el Profesor e Investigador Sergio De Zubiria Samper en la Universidad Autónoma de Colombia

“Buenaventura, lamentablemente no ha recibido nada; al contrario, lo único que ha recibido es humillación, opresión y empobrecimiento; pero cuando nos atrevemos a decir algo, sencillamente creen que somos ignorantes, es más algunos piensan que los discursos vienen de la Casa de Nariño, como si nosotros no tuviéramos la capacidad de pensar y argumentar por nosotros mismos; como si fuéramos personas incapaces y es que nuestros argumentos no son solo de nosotros sino que representan a una comunidad acechada por la guerra, la desigualdad, la inequidad y el olvido sistemático al que nos han sometido. Por eso, lo que ha ocurrido fue una oportunidad para ir más allá del video, es decir, hablarle al país sobre nuestra realidad”, manifiesta Leonard Renteria, al hablar desde sus realidades.

El país entero conoció a Leonard Rentería el pasado sábado 3 de septiembre, cuando en la Casa de Encuentros Bagno Regio de Buenaventura, el Senador Álvaro Uribe Vélez, hacia su campaña por el No al plebiscito. En medio de la reunión, este joven de 25 años interpeló el llamado y los argumentos del líder del Centro Democrático. A pesar que Uribe, siempre intenta escapar de quienes lo increpan, esta vez no le quedó más que guardar silencio y concluir la reunión.

“Nuestro intervención no era solo por el hecho de que fueran a conversar por el no, sino al hecho de que en un territorio acechado por la guerra, como lo es Buenaventura, fueran ha promover el odio, a partir de odios personales, es decir, ha utilizar odio como bandera para que otro se case con ese odio y vaya a defender mi odio diciendo no y eso no es valido en un territorio acechado por la guerra”, explica Renteria.

Y agrega: “Si el ejercicio hubiese sido diferente, habría sido digno de aplaudir. Me imagine que era pedagogía por el no y entonces nos íbamos a encontrar a unos Congresistas, que iban a tener el Acuerdo en sus manos y con base en ellos iban a señalar los puntos del Acuerdo con los que estaban en desacuerdo y sus razones. Si hubiera sido así, habría sido merecedor del aplauso, aunque nosotros optemos por el si, era aplaudible porque habríamos escuchado argumentos en contra de ese sí… pero con argumentos”.

Leonard Rentería actualmente estudia psicología en la Universidad Antonio Nariño; así mismo, es un conocido rapero, líder comunitario y víctima del conflicto perpetrado por los grupos narcoparamilitares.

“Cuando llegó a un territorio –como lo hizo Uribe Vélez y su comitiva del Centro Democrático– y digo que vamos conversar, pero resulta que solo hablo yo y mis amigos y me pretendo ir sin escuchar a los demás es un ejercicio grosero y le falta al respeto a la comunidad. Entonces mi sentir era el de muchos y lo que dije, no era tanto dirigido a los Congresistas, era a nuestra gente porque somos los que tenemos que ponerle después el pecho a la guerra; ellos ya se fueron del territorio y la pregunta que hago es: ¿Por Dios, con qué derecho viene alguien a promover mas guerra, más odio, más rencor y lo peor, viene desde afuera no a proponer, sino a que entre nosotros mismos generemos más división a la que ya nos han sometido? Esto si que es más brutal, porque es hacerle daño a una comunidad que necesita la reconciliación, el perdón y entonces cabe la pregunta que dejo en el aire: ¿Por qué en el ejercicio político como Congresista no han ido cuando Buenaventura pierde su Hospital, cuando han asesinado a nuestros hermanos; por qué no han ido a solidarizarse en otras circunstancias o por qué no han ido a proponer cosas para la ciudad o ha decir sentémonos para ver como nosotros desde el Centro Democrático podemos proponer o incidir en el Estado o en el Congreso para que las voces de los bonaverense se escuchen, por qué ahí no van? ¿Pero por qué van a generarnos más mal del que ya nos han generado? Eso no puede ser permitido.

Hoy, para nadie es un secreto que los grupos narcoparamilitares se tomaron Buenaventura, a pesar de los diferentes esfuerzos que ha hecho el Estado frente a estos grupos criminales. Así mismo, entre algunos dirigentes bonaverense y sectores sociales del país, circula la versión que la extrema derecha firmó un pacto de unidad, con el fin de hacerle frente a los propósito de paz de esta región del país.

Este hecho, podría significar, que la situación de conflicto y derechos humanos del principal puerto sobre el pacífico colombiano, como lo es Buenaventura, podría empeorar en los próximos días, a raíz del presunto pacto entre los Urabeños y la denominada Empresa. Frente a este incierto panorama, diversas voces surgen y denuncian las realidad por la que atraviesa esta ciudad, con el propósito que de una vez por todas se desmantelen los grupos narcoparamilitares.

Si A La Paz

Frente al plebiscito por la paz que votaremos el próximo 2 de octubre los colombianos, Renteria propone: “Cuando votemos por el sí y ganemos, no significa que al otro día vamos amanecer en una Colombia en paz, porque en el ejercicio de construir la paz cada uno de nosotros es una pieza fundamental de ese rompecabezas y la pieza que le falte en ese rompecabezas no nos va permitir llegar a esa paz. Esto va hacer la llave que va abrir una puerta y esa puerta que se encuentra en el fondo, pero muy al fondo, tiene miles de barreras, pero vamos ha llegar allá en la medida que entendamos cada uno de nosotros debemos concentrarnos en el tema común y dejemos las diferencias”.

Finalmente, Leonard Renteria advierte que: “Todos somos de cierta forma generadores de violencia; por eso, necesitamos desprendernos de los rencores y los odios que tenemos para que nos permita avanzar hacia la construcción de la paz, porque estamos pensando que la paz la va construir el Gobierno y no señor, porque esta no es la paz de Santos; esta es la paz de nosotros. Hoy, o hacemos un pare en el camino para decir ya vasta de la guerra, es hora de construir una nueva historia, o nos quedamos rezagados en la historia y seguimos repitiendo lo mismo que hemos venido repitiendo”.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2016.

Consejo de Estado declaró nula la Reelección del Procurador Alejandro Ordóñez

Argumentos, realidades, muletillas de Álvaro Uribe y sus Correligionarios
Por. Víctor Garavito

Lamentamos el profundo dolor del luto Uribista frente a uno de sus momentos más aciagos de la vida política del Centro Democrático, luego que perdieran a su Magistrado Jorge Pretelt, se firmará el Acuerdo de Paz con las FARC, se fijará el 2 de octubre para el plebiscito y, para acabar de completar, el Consejo de Estado declara nula la reelección del cuestionado Procurador Alejandro Ordóñez Maldonado.

En estas tierras, del Valle del Río Ariguaní, no olvidaremos el paso del Ex Procurador Alejandro Ordóñez, por el Municipio de Sabanas de San Ángel, junto con el presidente de Fedegan José Félix Lafaurie Rivera;  ese día hizo un vehemente llamado a la guerra, que puso en riesgo y amenazó las víctimas de este país; el gesto, de quien se supone debía defender los derechos humanos, se convirtió en una patente de corso a los paramilitares y al Ejército Antirestitusión de Tierras, para que siguieran asesinando a los campesinos colombianos.

Por eso, para las víctimas del conflicto armado, los reclamantes de tierras, las minorías discriminadas, los defensores de los derechos humanos, la mujeres, la comunidad LGTBI, los políticos que no pertenecen a la ultraderecha conservadora de Ordóñez y quienes somos amantes de la paz, afortunadamente para nosotros cesó la horrible noche.

Sin embargo, queremos invitar a los uribistas a mejorar sus argumentos. Háganlo por nuestro bien, con toda franqueza estamos aburridos y cansados de escucharles siempre lo mismo: cuando no es el castro-chavismo, es la dictadura Santo-FARC, la Venganza Criminal, el Fraude Electoral, la Persecución a los “Buenos Muchachos” como a Jorge Noguera o Andrés Felipe Arias, etc.

Recuerde Senador Álvaro Uribe Vélez y demás correligionarios uribistas, que la realidad no es una muletilla que acorta la lógica y alarga los discursos, es simplemente el conjunto de  hechos que producimos como seres humano o sociedades y ese acumulado de lo que hemos sido. Y eso no se puede esconder.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2014.