La Mirada Desde El Poder

El Censor, La Democracia No Tiene Remedio
Por. Víctor Garavito

Dice el refrán popular: “Los ojos son los espejos del alma”, porque a través de la mirada somos capaces de inspirar confianza, generar rechazo, censurar, perseguir y hasta decretar la muerte del otro.

Mientras hay miradas que enamoran, promueven la confianza y el respeto por la otredad, algunas son capaces de matar y de provocar un hondo desasosiego, como las que encontramos en esos ojos sanguinolentos y violentos, henchidos del más profundo odio.

Y son precisamente esas miradas las que asustan, porque no auguran esperanza ni promesa sino desvelo e intranquilidad frente al despiadado e implacable acecho de la muerte, como efectivamente reflejan esos ojos depredadores del censor que se alimentan de los otros, para calmar sus ansiedades, insuflar los destierros y procrear ausencias.

Lenguaje y Realidad

Hoy, los asesores de imagen de la clase política, plutócratas y tecnócratas que se encuentran en el poder, se esfuerzan en diseñar las miradas y sus sonrisas, para decorar el lenguaje aséptico, presumiblemente mesurado con el que se abordan los temas más álgidos del país; ejemplo de ello fue la Audiencia Crímenes Contra la paz, realizada el pasado miércoles 7 de diciembre, en la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, donde se abordó el asesinato sistemático de lideres sociales y defensores de derechos humanos de los últimos meses.

Durante, este evento, uno de sus protagonista fue el lenguaje y su ritmo: palabras lentas, aparentemente inteligentes, esterilizadas y neutras, esta es la tendencia de los discursos del poder; la estrategia de las intervenciones de los altos funcionarios del Estado apuntan a despolitizar y desideologizar nuestra realidad, en tiempos de paz y del posconflicto, con el propósito de negarla y descontexturalizarla para imponer el silencio nacional frente a los graves hechos que vivimos de asesinatos sistemáticos de líderes sociales (Informe del Colectivo de Abogados Jose Alvear Restrepo) y el accionar narcoparamilitar.

Este mismo lenguaje aséptico, es el que procura mantener las “líneas rojas” del status quo del establishment, de la que siempre habló el Presidente Juan Manuel Santos Calderón; quizás por eso le dieron el desprestigiado Nobel de Paz, como premio a la consigna que mantienen los neoliberales: el modelo económico no se toca [extractivismo], de la que salió triunfadora la plutocracia colombiana y las multinacionales extrajeras, a las que el Gobierno Nacional les entrega el país.

dsc_0508-ar-1

CODA: La misma estrategia se impone en el arte colombiano que promueve la institucionalidad y el Ministerio de Cultura, donde los artistas solo son los saltimbanquis del poder y los terapeutas de quienes siempre hemos estado desahuciados o muertos.

Fotografía: La Mirada desde El Poder: El Censor, Guillermo Rivera Flórez, Viceministro del Interior. Audiencia Crímenes Contra la paz. Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, miércoles 7 de diciembre. ©[ar] actualidad regional, 2016.

Publicada en: Artistas Zona Oriente

Consejo de Estado declaró nula la Reelección del Procurador Alejandro Ordóñez

Argumentos, realidades, muletillas de Álvaro Uribe y sus Correligionarios
Por. Víctor Garavito

Lamentamos el profundo dolor del luto Uribista frente a uno de sus momentos más aciagos de la vida política del Centro Democrático, luego que perdieran a su Magistrado Jorge Pretelt, se firmará el Acuerdo de Paz con las FARC, se fijará el 2 de octubre para el plebiscito y, para acabar de completar, el Consejo de Estado declara nula la reelección del cuestionado Procurador Alejandro Ordóñez Maldonado.

En estas tierras, del Valle del Río Ariguaní, no olvidaremos el paso del Ex Procurador Alejandro Ordóñez, por el Municipio de Sabanas de San Ángel, junto con el presidente de Fedegan José Félix Lafaurie Rivera;  ese día hizo un vehemente llamado a la guerra, que puso en riesgo y amenazó las víctimas de este país; el gesto, de quien se supone debía defender los derechos humanos, se convirtió en una patente de corso a los paramilitares y al Ejército Antirestitusión de Tierras, para que siguieran asesinando a los campesinos colombianos.

Por eso, para las víctimas del conflicto armado, los reclamantes de tierras, las minorías discriminadas, los defensores de los derechos humanos, la mujeres, la comunidad LGTBI, los políticos que no pertenecen a la ultraderecha conservadora de Ordóñez y quienes somos amantes de la paz, afortunadamente para nosotros cesó la horrible noche.

Sin embargo, queremos invitar a los uribistas a mejorar sus argumentos. Háganlo por nuestro bien, con toda franqueza estamos aburridos y cansados de escucharles siempre lo mismo: cuando no es el castro-chavismo, es la dictadura Santo-FARC, la Venganza Criminal, el Fraude Electoral, la Persecución a los “Buenos Muchachos” como a Jorge Noguera o Andrés Felipe Arias, etc.

Recuerde Senador Álvaro Uribe Vélez y demás correligionarios uribistas, que la realidad no es una muletilla que acorta la lógica y alarga los discursos, es simplemente el conjunto de  hechos que producimos como seres humano o sociedades y ese acumulado de lo que hemos sido. Y eso no se puede esconder.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2014.