Censura y Persecución a la Prensa Regional en Colombia: Segregación Institucional en la Unidad de Víctimas

Por este artículo, publicado el el 5 de enero del 2016 en el periódico regional HOY DIARIO DEL MAGDALENA: “Dicen Víctimas del Conflicto: “Hemos perdido hasta el presente” (Retirado de la Web de la Empresa Informativa miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP), he recibido una intensa persecución por parte de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, dentro la acostumbrada estrategia que usan las entidades públicas de tender cortinas de humo para invizibilizar la realidad y desviar la atención frente a otras miradas. De tal manera, que con ataques de carácter personal y profesional, el Estado colombiano viola el derecho a la libertad de expresión y re-victimiza a las víctimas.

“Hemos perdido hasta el presente”, dicen Víctimas en Colombia
Por. Victor Garavito

“No solo con buenas intenciones construiremos la paz, es imprescindible propiciar hechos reales que transformen nuestra realidad y nos permita volver a creer en la esperanza de un mejor futuro, porque hace falta dignificar las víctimas, las que aún hoy hemos perdido hasta el presente”, con estas palabras resume su situación Rita Eva Ávila Mendoza, quien sigue esperando que la Unidad Nacional de Víctimas cumpla con la Ley 1448 del 10 de junio de 2011.

Rita Avila, fue desplazada, junto con tres familias más, de la Vereda La Paz del Caribe en el 2012, perteneciente al Corregimiento de Guachaca, ubicado en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“De un momento a otro y por exigencia de hombres armados, nos sacaron de donde siempre habíamos vivido y no nos quedó más que venirnos para Santa Marta, donde nunca me imagine lo duro que era vivir en la ciudad”, recuerda doña Rita.

En la actualidad, lleva cuatro meses esperando una segunda ayuda humanitaria; sin embargo, aún aguarda una respuesta que le ha sido esquiva. “En la Unidad de Víctimas la atención es muy mala, sólo representamos un número y hacemos parte de las estadísticas necesarias para los informes de gestión; además, los funcionarios se burlan de nosotros y no nos prestan atención; siempre nos dicen que nadie les va a decir nada porque ellos son los que mandan”, precisa Ávila Mendoza.

El pasado 17 de diciembre [2015], después de madrugar a las 5:30 de la mañana para conseguir una ficha con la que pueda ser atendida por los funcionarios de la Unidad de Víctimas, sobre las 3:30 de la tarde de ese jueves volvían a decirle lo mismo que en los últimos 120 días ha escuchado: “Que no había sido activada por Bogotá”.

A pesar que doña Rita Ávila tiene cáncer y su riñón izquierdo fuera extraído en una intervención quirúrgica practicada en Bogotá, porque en Santa Marta no contaba con el servicio de urología; el pasado 17 de diciembre intentó explicarle a un infranqueable celador, convertido hoy en el primer interlocutor de la Unidad de Víctimas y experto en la tramitología que a diario enfrentan los más de 190.000 desplazados que viven en la capital del Magdalena y son atendidos en la sede del barrio María Eugenia.

“En el 2015 me entregaron una ayuda de $600.000 y nunca más he contado con la suerte de recibir otro auxilio, a pesar de mi precaria condición de salud, de ser madre cabeza de hogar a cargo de tres hijas y dos nietos, porque mi hijo vive con mi madre y es que en la Unidad de Víctimas es un problema para todo: hay madrugar por las fichas a las 5:30 de la mañana, las citas, etc. Mientras, que los desplazados solo le pedimos al Gobierno Nacional que nos ayude y no nos abandone; fíjese hasta votamos otra vez por el Presidente y hoy siento que no nos ha cumplido”, señala vehementemente Rita Ávila.

20151217_083446-1-1-p
Sede Administrativa del Magdalena de la Unidad para la Reparación Integral a las Víctimas

Además, agrega: “No más el 17 de diciembre, cuando les conté a una de las funcionarias sobre esta entrevista, en tono de sarcasmo me dijo que denunciara que ni baños había en la sede María Eugenia para los empleados. Por eso, muchos de los desplazados no queremos ir más a esas oficinas”.

20151217_145646-1-2-p
Así se atiende a las Víctimas del Conflicto Armado en Colombia en Santa Marta. Centro de Atención Barrio María Eugenia, 17 de diciembre de 2015

Por otro lado, frente al tema de salud “estamos mal, cada vez que vamos al IPC del Barrio María Eugenia esta cerrado, nunca hay atención y nos mandan para otro lado y muchas veces ni para el pasaje tenemos”, advierte Rita Ávila.

Finalmente, el caso de doña Rita Eva Ávila Mendoza, representa solo una de las miles de historias que deambulan por la Santa Marta tratando de sobrevivir en medio de la exclusión que se ensaña contra quienes fueron víctimas del conflicto armado; mientras sus días son golpeados insesantemente por la indiferencia institucional, algunos de los desplazados aún sueñan que el 2016 las cosas por fin cambien en medio del proceso de posconflicto que vivirá el país.

Fotografías: © [ar] actualidad regional, diciembre de 2015.

blog
Artículo Retirado de la Web del HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Reforma Tributaria de Santos Genera Violencia Contra las Mujeres Colombianas

En Colombia, Ser Mujer Sale Caro
Por. Víctor Garavito

El gasto anual por concepto de toallas higiénicas y tampones en el país es de $2,2 billones y con un IVA del 16% representa $343.000 mil millones; con la nueva Reforma Tributaría que en estos momentos se discute en el Congreso de la República, el impuesto aumentaría al 19%, es decir, pasaría a $400.000 mil millones, lo que significa que ser mujer en Colombia sale caro.

Mientras que en el actual proyecto de Reforma Tributaria se contempla bajarle el Impuesto de Renta a las multinacionales extranjeras en un 11%, es decir, pasarán del 43% al 32%, a las empresas nacionales, pequeñas y medianas, solo se les disminuirá sus carga impositiva en un 2%; al tiempo que a la mujeres colombianas se les cobrará una tarifa del IVA plena del 19%.

En la actualidad los artículos tienen un impuesto del valor agregado, IVA, del 5%, 10% o la tarifa máxima del 16%, con los que se gravan los bienes de lujo; es decir, los que no son vitales para la supervivencia ni pertenecen a la canasta básica de los hogares colombianos.

Sin embargo, artículos de primera necesidad para las mujeres, como las toallas higiénicas y los tampones tienen hoy un IVA del 16% como si fueran un artículo de lujo; hecho que desconoce la condición biológica y de paso refleja la esencia de un Estado de concepción esencialmente machista que discrimina por la condición de género; además, desconoce arbitrariamente el principio constitucional a la igualdad de los colombianos.

En cifras

En Colombia una toalla higiénica cuesta alrededor de $500 pesos y las mujeres deben usar, por recomendación médica, una cada 4 horas; entonces, sí la regla dura cinco (5) días, representaría 25 al mes. Ahora bien, en el año son 13 periodos, entonces serían 323 protectores sanitarios anuales y costarían unos $160.000 en promedio.

Según el DANE hay 13 millones 200 mil mujeres en edad reproductiva, en ese orden de ideas, el gasto en el año suma $2,2 billones y si le sacamos el 16% del IVA, sumaría $343.000 mil millones; pero si el impuesto pasa al 19% le pagarían al Estado unos $60.000 millones más, por el solo hecho de ser mujeres; es decir, el Gobierno busca recaudar $30.000 por cada una de los colombianas anualmente.

Pero, esta realidad es apenas la punta del iceberg de una situación económica que golpea fuertemente a la mujeres colombianas, como lo confirman las misma estadísticas del Estado. En este sentido, si observamos la tasa de desempleo en nuestro país, vemos que 13% son mujeres.

Por otro lado, en el campo laboral sin importar que la experiencia o la preparación académica sean similares, las mujeres reciben un 20% menos del salario que un hombre; es decir, por cada $100,oo pesos que obtiene un colombiano, a las colombianas se les cancela solo $80,oo.

Además, el 30% de hogares donde la mujer es cabeza de familia, viven en la pobreza y dentro del sector informal de la economía, las colombianas dedicadas al rebusque alcanzan el 60%.

Este es el panorama real de las mujeres colombianas, según los estudios realizados por el Grupo de Género y Justicia Económica, quien adelanta la Campaña “Menstruación Libre de Impuestos” y que el pasado jueves 15 de diciembre, efectuó un plantón frente a las instalaciones del Ministerio de Hacienda en Bogotá.

Según Natalia Moreno Salamanca, investigadora del Grupo de Género y Justicia Económica, “cualquier modificación al IVA afecta mucho más a las mujeres porque en el país nuestra situación es peor que la de los hombres y al aumentar un impuesto regresivo que afecta más a los que menos tienen, evidentemente grava mucho más a la mujeres”.

Otro ejemplo, que vale la pena destacar lo constituye la industria cosmética; estos artículos que son de la canasta básica de las mujeres, debido a la presión social y los modelos idealizados que venden los medios privados de información, que como la televisión estratifica y consolida la pirámide cultural y del gusto del público dentro de su estrategia de unificación del imaginario colectivos de las sociedades, como lo señala el Prof. Román Gubern.

Si vemos con detenimiento este hecho a las mujeres se impone “como ser o parecer” y se las explota como segmento consumidor más sistemáticamente a través de una publicidad que en su totalidad esta enfocada en un 80% directamente a su condición de género.

Y dentro de la Reforma Tributaria podemos advertir que los artículos como maquillaje y similares van a tener un alza del 16% al 19%. Igual sucede con el llamado “impuesto rosa”, que es el grupo de bienes que por el hecho de estar dirigidos a las mujeres y ser rosados tienen un sobreprecio entre el 5% y el 20% más, como son las maquinas para depilar, talcos, desodorantes y champús, etc.

Otro aspecto más lesivo aún para las mujeres colombianas es el establecimiento del “monotributo”, que es un impuesto dirigidos a los pequeños negocios de barrio, como las peluquerías, misceláneas, modisterías y tiendas, entre otros. Este nuevo gravamen, además de ser un impuesto antitécnico porque grava las ventas y no las utilidades, afectara más a las colombianas.

En otras palabras, el DANE señala que las mujeres trabajan 13 horas en promedio diario, de las cuales siete(7) son dedicadas a la administración del hogar. Por eso, muchas colombianas no pueden dedicarse a trabajos formales en el ámbito laboral; entonces, una estrategia de supervivencia consiste en montar negocios en sus domicilios.

De tal manera, que el “monotributo”, pone en riesgo la economía familiar y el empleo femenino, lo que puede generar el aumento de mujeres desempleadas en el país, que ya es alto.

En último término, la reforma contempla la eliminación del CREE o impuesto de la equidad, creado para garantizar programas sociales, como el SENA y el ICBF; de suceder esto, sin duda, entra en riesgo la financiación de estas instituciones, que como la del Servicio Nacional de Aprendizaje, es reconocida como la universidad de los pobres; además, se iniciaría el desmonte gradual de la oferta pública dirigida a la protección y cuidado de la infancia colombiana.

De ahí que, seguramente, frente a esta realidad que se avecina, terminaran las mujeres por asumir esta labor, lo que aumentaran las 13 horas laborales diarias, con una salario menor y con la carga de un impuesto más vía “monotributo”.

Y por si fuera poco, todos los colombianos que ganen un salario superior a $2,700.000 mensuales en el 2017 tributaran. De esta forma, el Estado busca afectar cada día más a las clases medias y bajas de los estratos 1, 2, y 3, porque cada dos años el techo de los gravámenes son dirigidos a quienes ganan menos. De seguir esta tendencia en menos de seis (6) años el salario mínimo será afectado por el impuesto a la renta.

El Debate

El Grupo de Género y Justicia Económica, tomó la decisión de hacerle frente al debate legislativo en el Congreso de la República; razón por la cual, han adelantan una intensa labor en estos últimos días para dialogar con los Senadores y Representantes para exponer sus puntos de vistas frente a la perjudicial Reforma Tributaria que promueve el Gobierno Nacional, a través del Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría.

Con esta finalidad, Natalia Moreno Salamanca preciso que: “redactamos una proposición solicitándole al Gobierno, que dentro de la lista de bienes exentos de IVA incluya artículos como las toalla higiénicas, tampones, entre otros. En el primer debate de la Reforma, que se desarrolló el martes 6 de diciembre, el Senado rechazó nuestra iniciativa, al dejarla como constancia y archivarla, porque el Gobierno la negó.”

A pesar de esta derrota, “hoy más de 50 congresistas de todos los partidos ya nos firmaron la nueva propuesta que presentaremos en el segundo debate y que esta dirigida a eliminar los gravámenes a los bienes de primera necesidad para la mujeres colombianas. En virtud de lo anterior, esperamos que en esta ocasión el Gobierno Nacional no ignore los legisladores que apoyan esta nueva proposición, la acepte y la incluya en el texto de la Reforma definitiva”, precisó Moreno Salamanca.

Finalmente, si este último intento no fructifica el Grupo de Género y Justicia Económica, demandará por inconstitucionalidad la Reforma Tributaria que en los próximos días se aprobará en el congreso, dado que los impuestos están claramente en contra de los principio de equidad y progresividad, porque como van las cosas ser mujer en Colombia resulta demasiado costos.

dsc_1034-1-1
Natalia Moreno Salamanca del Grupo de Género y Justicia Económica

Fotografía: ©[ar] actualidad regional, 2016

2 de Noviembre Día Internacional Contra la Impunidad de los Crímenes a Periodistas

Por. Edison Lanza, Relator Especial Para la Libertad de Expresión
Comité Interamericano de Derechos Humanos, CIDH

cwpcckfukaabueq

cwkggljuaae-gyh-jpg-large

Atentado a la Libertad de Expresión del Partido Conservador en Montería

Concejal Alexander Madrid Botero Secuestra Equipos de Periodistas
Por. Victor Garavito

Ahora la clase política colombiana ha creado un nuevo mecanismo para violar la libertad de expresión y el ejercicio profesional de los periodista en nuestro país.

Así quedó demostrado luego que el Concejal de Montería y Presidente de la Comisión de Presupuesto, Alexander Madrid Botero, quien fue electo por el Partido Conservador Colombiano, le arrebatará la cámara a Marco Antonio Soto Galeano, quien se desempeña como camarógrafo del Canal Nortevisión y el Noticiero CM&; el episodio se presentó mientras cubría actividades del Concejo Municipal de la capital del departamento de Córdoba, junto con la periodista Luz Marina Rodríguez.

Así lo denunció ante la Fiscalía el camarógrafo Soto Galeano, quien además, señaló que el Concejal conservador Alexander Madrid Botero, borró el material grabado y le ordenó al vigilante que sacará a los comunicadores de las instalaciones del Concejo Municipal de Montería. De tal forma, que frente a este incidente, el edil fue demandado por hurto calificado en el ente de investigaciones.

Este hecho fue denunciado y condenado, hace 24 horas, por el Circulo de Periodistas y Comunicadores de Córdoba, mediante un comunicado de prensa que fue ampliamente difundido por los medios regionales y locales; así como por la Federación Colombiana de Periodistas, Fecolper.

cpm

De esta forma, la clase política colombiana ya no se conforma con las presiones que recibimos a diario los comunicadores, ni cuando impiden el acceso a la información, la censura de algunos medios privados nacionales y regionales, el no pago por los servicios o congelamiento de las cuentas en las entidades públicas, ni el soborno a cambio del silencio; además de las amenazas ó persecución de algunas entidades gubernamentales y entes territoriales, sino que ahora, secuestra y rapta nuestros equipos, con el fin de evitar el libre ejercicio profesional, los derechos fundamentales y las garantías constitucionales, de todo ciudadano, como lo establece la carta magna de 1991 y los diferentes convenios internacionales suscritos por Estado colombiano.

concejal-alexander-madid-640x420
Concejal de Montería Alexander Madrid Botero del Partido Conservador

Fotografía: (De Izq. A Der.) David Barguil Assis, Presidente del Partido Conservador Colombiano, Concejal Alexander Madrid Botero y Alcalde de Montería, Marcos Daniel Pineda García. ©Tomada de Google. Foto 2: Tomada del Diario La Piragua

Día nacional por la dignidad de las víctimas del genocidio de la UP

“No Están Solos… No Están Solos…”
Por. Victor Garavito

Nada se compara en Colombia como la dignidad y la lucha que mantienen los sobrevivientes del genocidio contra la Unión Patriótica, en medio de un país vergonzante e impasible, inmerso en el sopor de lo efímero y el olvido.

Todos lo vinos, mientras ellos nunca se cansaron de denunciar, ya sea desde el Senado o en la Calle, como los estaban asesinando, eran exterminados por miles frente a la mirada de una sociedad que jamás fue capaz de conmoverse ni reaccionar; se imponía así nuevamente el leseferismo moral de los colombianos y el silencio cómplice de los medios privados de información.

Como no recordar el atentado contra la Aida Avella Esquivel, el 7 de mayo de 1996, cuando era presidenta de la UP y Concejala de Bogotá. Ese día, sobre las 7:50 de la mañana en medio de un trancón en el Autopista Norte con Calle 141, un grupo de narcoparamilitares lanzó un rocket al vehículo en el que se movilizaba. Este hecho, que fue transmitido casi en directo, en medio del morbo de los periodistas por la muerte y “la chiva”, logró visibilizar y mostrarle al país lo que significaba el genocidio.

dsc_8688-1
Aida Avella Esquivel, Dirigente de la Unión Patriótica 

¿Pero cuando perdimos la humanidad que teníamos como sociedad y cómo fue que dejamos que esto pasará? Acaso, la clase política colombiana, no señala aún, que la nuestra es una de las democracia más antigua y sólida del continente.

Claro, en nuestro país siempre se ha perseguido al que piensa distinto y se ha asesinado cualquier expresión de inconformidad y oposición, con el propósito de instaurar el miedo como un dispositivo de control social. Así como no vamos hacer una democracia ejemplarmente excluyente. Por supuesto, que ellos, los plutócratas tienen la razón.

Y eso fue exactamente, lo que ocurrió con la Unión Patriótica, que nació como fruto de los Acuerdos de La Uribe, entre el gobierno del no gratamente recordado presidente antioqueño y conservador, Belisario Betancur Cuartas y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, en 1985.

dsc_8670-2

Desde sus inicios, la Unión Patriótica, se caracterizó por ser una convergencia de distintas expresiones ideológicas y una fórmula, que le permitiría a la insurgencia su transito a la legalidad y el ejercicio de la política; por su parte, el Estado se comprometió a garantizar plenamente las reformas democráticas para el pleno ejercicio de las libertades civiles.

Sin embargo, ninguno de los compromisos asumidos por el Gobierno de Betancur Cuartas se cumplieron. En cambio, lo que se desató fue una campaña sistemática de asesinatos, en los que estuvieron involucrados las Fuerzas Armadas, en complicidad con los narcoparamilitares, entre 1985 y el 2005.

De tal manera, que en esa “guerra de baja intensidad” bajo la doctrina del “enemigo interno” que las Fuerzas Armadas colombianas aprendieran en la Escuela de las Américas, de la mano de instructores norteamericanos; además, de la implementación de estrategias como las del Estatuto de Seguridad, la Guerra Contrainsurgente y el Plan Golpe de Gracia, diseñado por el Ejercito colombiano, terminaron por masacrar a dos candidatos presidenciales, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa, ocho (8) congresistas, 13 diputados, 70 concejales, 11 alcaldes y más de 5.000 militantes de la Unión Patriótica.

dsc_8712-1

Actualmente, la gran mayoría de los crímenes se encuentran impunes, aunque en materia jurídica se han realizado significativos avances, como la inclusión en el Código Penal Colombiano la tipificación de genocidio por móviles políticos. De igual forma, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, admitió el Caso Colectivo No. 11.227, presentado por UP, la Corporación Reiniciar y la Comisión Colombiana de Juristas.

Por otro lado, la Sección Quinta del Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, en Sentencia del 4 de julio de 2013, decretó la nulidad parcial de la Resolución 5659 de 2002 del Consejo Nacional Electoral, que determinó la perdida de la Personería jurídica de la UP, así́ como dejó sin piso jurídico la Resolución 7477 de 2002, por lo que la Unión Patriótica volvió nuevamente a la arena política nacional al recobrar su reconocimiento como partido político.

dsc_8725-1

Sin embargo, sólo hasta este año el Estado colombiano, pidió perdón por el genocidio de la UP, así lo reconoció el Presidente, el pasado 15 e septiembre, al calificar estos hechos como una “tragedia” en la que “el Estado no tomó medidas suficientes para prevenir los asesinatos, atentados y las demás violaciones, a pesar de las evidencias de que esa persecución estaba en marcha”, así lo señaló Juan Manuel Santos Calderón.

dsc_8757-1

Hoy, luego de conmemorar durante 11 años ininterrumpidamente el Día Nacional por la dignidad de las Víctimas del Genocidio de la UP, el pasado jueves la Unión Patriótica realizó una marcha en Bogotá, porque lo único que no nunca perderán sus militantes es su dignidad; al mismo tiempo, le reclamaron al Gobierno Nacional la implementación definitiva de los Acuerdo de Paz.

Finalmente, a su arribo a la Plaza de Bolívar, los sobrevivientes y militantes de la Unión Patriótica, fueron recibidos por el grito de “No Están Solos… No Están Solos…”, de una parte de la sociedad colombiana, que aún se resiste a la guerra y se la juega por la paz.

dsc_8670-1-1

In Memoria de mi amigo Ismael Jaimes Córtes.
Director del Periódico La Opinión del Magdalena Medio.
Asesinado el 6 de mayo de 1992 en Barrancabermeja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: [ar] actualidad regional, octubre, 2016©.

Las Mentiras del No y Las Empresa Antioqueñas que las apoyaron

Uribista Que Se Respete Miente
Por. Victor Garavito

Uribista que se respete miente, consiente o inconscientemente, pero miente; su mesías, Álvaro Uribe Vélez, les ha enseñado, como lo hacen en las iglesias cristianas, que de la fe no se duda; por eso, ninguno de sus seguidores tiene el derecho de dudar de sus incuestionables palabras, que de seguro los llevarán a la Colombia Prometida, la misma que la ultraderecha y el narcoparamilitarismo esta empeñada en establecer en este país del Sagrado Corazón.

Esta verdad a gritos, que conoce en el país, fue confirmada por Juan Carlos Vélez, excandidato a la alcaldía de Medellín, primo del Álvaro Uribe y gerente de la Campaña por el No al Plebiscito, en una entrevista concedida al Diario La República, este pasado miércoles 5 de octubre: “El No ha sido la campaña más barata y más efectiva de la historia”.

De tal manera, que por haber incurrido en el presunto delito de fraude al sufragante, según lo estipula el artículo 388 del Código de Procedimiento Penal, al desinformar y presionar al electorado, fue instaurada una demanda contra los promotores del No ante la Fiscalía General de la Nación, esta misma tarde. Claro que entidad en manos de Cambio Radical y Vargas Llerras no garantiza nada sino la impunidad.

El acto que se burla, una vez más, de los colombianos y de quienes acompañaron el No, hace parte del acostumbrado gesto de cinismos uribista y es una maniobra diseñada para “lavarse las manos” y quedar bien con el país, como hoy lo hace Álvaro Uribe Vélez e inmediatamente salió a desmentir la estrategia del No al Plebiscito.

No obstante, muchos ya habían señalado los argumentos del No de tendenciosos e instigadores de la guerra y la exclusión social; al tiempo que esto sucedía en el país, los medios insistían en repetirlas como estrategia de guerra de las trincheras de las sala de redacción, como lo hizo el canal privado de información RCN.

Ahora resulta, que al final, Álvaro Uribe no tuvo la culpa de nada, como nunca la tubo cuando pagó el voto para que se aprobará su reelección en el Congreso a la entonces Representante a la Cámara Yidis Medina con la notaria, el que fuera el Seguro Social y la Dirección del SENA en Barrancabermeja, hechos por los que fueron sentenciados su Ministro de Salud, Diego Palacio Betancourt, y del Interior, Sabas Pretelt de la Vaga. Sí claro familiar del exmagistrado uribista de los escándalos por corrupción en la justicia Jorge Pretelt Chaljub.

Tampoco fue su responsabilidad las Chuzadas del DAS ni de la campaña de persecución y desprestigio a quienes pensábamos distinto, dirigida desde los organismos de inteligencia del Estado, a cargo de uno de los hijos del Magdalena como lo es Jorge Noguera y después con María del Pilar Hurtado, ambos presos.

Ni tubo la culpa siquiera de los falsos positivos –Ejecuciones Extrajudiciales- ni de la corrupción consentida y provocada durante el periodo de Luis Camilo Osorio al frente de la Fiscalía General de la Nación, momentos en que los narcoparamilitares se tomaron al ente acusador; por eso, sería que Uribe calificó públicamente como el mejor Fiscal del mundo.

Es más, ni mucho menos fue de su competencia entregarle al país a las multinacionales mineras, con el prurito de la confianza inversionista, con el propósito que saquearan las riquezas y los recursos naturales que les pertenecen a los colombianos; mientras empobrecen y matan a las comunidades con su degradante contaminación; al mismo tiempo, condenan a los niños Wayúu a la muerte, así como a quienes su único pecado fue vivir en inmediaciones de empresas como la Drummound, Cerromatoso y Cerrejón, entre otras, para no hablar de las canadienses que destruyen el complejo de páramos de Santurban del nororiente colombiano.

Ni siquiera de los escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos sus hijos Tomas y Jerónimo Uribe Moreno apunta de explotar a los artesanos del Caribe colombiano y de tratar de quitarle la basura a los recicladores, con empresas como C.I. Ecoeficiencia S.A.S., Sapia C.I. S.A.S. (Salvarte), Zona Franca de Occidente, Promotora Gran Sabana, Yogur S.A. y Ecoindustry S. A., registradas en Colombia; además, de Achlys Investment y Achlys Business Corp., legalizadas en Panamá.

Hoy que podemos esperar de nosotros los colombianos, si la mentira se ha instalado y se convirtió en el centro de nuestras vidas. Nada. Realmente nada.

Sí cómo lo acaba de revelar Juan Carlos Vélez, el Gerente de la Campaña por el No al  plebiscito, su estrategia consistía en no explicar los acuerdo de la Habana ni exponer cuales eran las diferencias frente a estos sino simple y llanamente mentir. Es más ese fue el consejo que recibieron de los asesores extranjeros que contrataron: “Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación”, comentó. Igualmente, agregó que: “En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos. En la costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela”.

no-1

Las Empresas Que Apoyan La Guerra

El primo de Álvaro Uribe Vélez, señaló que la Campaña por el No al Plebiscito, lograron recaudar $1.300 millones, de 30 reconocidas empresas y 30 de destacados dirigentes nacionales, la mayoría de Medellín.

Claro en Antioquía, tierra donde se han engendrado los peores males de este país y donde siempre han vivido de la guerra; solo cabe con recordar a Pablo Escobar Gaviria, los narcoparamilitares de la familia Castaño, el EPL, la Empresa Criminal más grande de sicarios “la Oficina” de Don Berna, que aún funciona, Los Usuga que se apoderaron del Valle del Rio Ariguaní, entre otras grandes regiones del país.

Según las revelaciones de Vélez, entre las empresa que aportaron para acabar con la esperanza de paz de los colombianos se encuentran la Organización Ardila Lille (Haga clic y véalas las empresas-, los dueños del Canal RCN, Postobon, Incauca, Edinsa, Peldar, Los Coches y Atlético Nacional, entro otros.

Así mismo, el Grupo Bolívar, de la aseguradora que lleva su nombre, quien a su vez es propietario de Davivienda, Zuana Hoteles y Ediciones Gamma.

También se encuentran lo conglomerado económico de la moda, como lo es el Grupo Empresarial John Uribe e Hijos S.A. Este poderoso coloso de la moda en Colombia lo empoderó el extinto empresario Gilberto Uribe Echavarría, quien continuó con el legado de su padre, cuando creó en 1.907 John Uribe e Hijos S.A. En la actualidad, tiene la representación, producción y comercialización para Colombia y el caribe de las reconocidas marcas como Chevignon, Naf Naf, Americanino, Esprit, Rifle, American Eagle, Mother Care, American Brands, LBT y Mango.

Así mismo, uno de los aportantes y propiciadores de la guerra, es la Colombiana de Comercio S.A. o Corbeta, quienes tiene un conglomerado en las que figuran marcas como las de Alkosto, Kalley, AKT Motos, Magenta, Foton, Castrol, Mi Día, Royal Enfield y Magenta.

La quinta empresa esta dedicada a la industria del entretenimiento y el espectáculo musical, Codiscos S.A., quienes tiene la reprenstación de artistas como: Helenita Vargas, Jairo Varela con su Grupo Niche, Alfredo Gutiérrez, Binomio de Oro, Alci Acosta, Juan Piña, Albita Rodríguez, Peter Manjarres, El Combo De Las Estrellas, Grupo Bananas, Zetty, entre otros.

Frente a estos hechos, en las redes sociales se impulsa un boicot nacional a las empresas antioqueñas que apoyaron el No al plebiscito, quienes promovieron la mentira, el odio y crearon nuevamente el riesgo de otros 52 años más de guerra. Mientras que algunos sectores le piden explicaciones a la Asociación Nacional de Industriales, Andi, por su doble moral, los cuestionados empresarios salen a defenderse manifestando que aportaron tanto al Si como al No. Sin embargo, hay quienes señalan que la falta de ética de quienes manejan la economía es evidente y que la paz de los colombianos merece compromiso, respeto y no jugar a dos bandas, con dios y el diablo al mismo tiempo, como lo hizo el empresariado. Todos estas organizaciones económicas hacen parte del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA.

Finalmente, resta una pregunta: ¿Usted, qué es un colombiano que quiere la paz, le compraría a los paisas -antioqueños-, a esas empresas que apoyaron abiertamente la guerra y las mentiras de Álvaro Uribe Vélez? ¿En qué país prefiere vivir: dónde los colombianos podamos mirarnos de frente y decirnos la verdad o dónde todos fabriquemos mentiras para sobrevivir en medio de la guerra? Por eso, antes de colocarse una camiseta del Atletico Nacional piense en las empresas que apoyaron el despojo de tierra a los campesinos, el desplazamiento y las empresas narcoparamilitares que nos mantienen inmersos en las desesperanza.

Fotografía: [ar] actualidad regional, 2016 ©. Marcha Por La Paz. Imagen: Foto: Juan Carlos Vélez, Gerente de la Campaña por el No en el Plebiscito. ©Diario La República, miércoles 5 de octubre de 2016.

¿CÓMO OLVIDARTE ANDRÉS? HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL VALLE DEL RÍO ARIGUANÍ

Entre la complicad del Estado, el Olvido y La Impunidad
Por. Víctor Garavito

Mientras el país en la primera semana del mes de septiembre de 1999 vivía un tenso escenario en todos los ordenes de la vida nacional, en Ariguaní los narcoparamilitares asesinaban a su exalcalde Andrés Alfonso Palmera Anaya, con la abierta complicidad de la Policía Nacional y la presunta participación intelectual de algunos dirigentes locales, para los que el joven político era incomodo. Sin embargo, de eso hoy esta prohibido hablar.

En efecto, hace 17 años, el país amanecía un 1 de septiembre de 1999 con un Paro Nacional convocado por las Centrales Obreras, hecho al que no fueron indiferentes los trabajadores del Magdalena, como lo registró la prensa regional.

Sin embargo, el único interés de los medios en el Magdalena fue el orden público y no las razones por las que el movimiento sindical salió a protestar, en medio de una sociedad avasallada y al servicio del narcoparamilitarismo. Ese día el titular de primera página del Hoy Diario fue: “Y no pasó nada, sigue el paro”.

Los “Paras” y la región

ariguani pano
Panoramica de El Difícil, Municipio de Ariguaní, Magdalena

El Municipio de Ariguaní, cuyo casco urbano, El Difícil, se encuentra ubicado en la subregión del centro del Departamento del Magdalena, a 216 Kms. de Santa Marta, en 1999, nadie transitaba por sus vías o caminos sin la autorización de los “paras”.

Hoy, las cosas parecen seguir el mismo curso de una historia petrificada y construida con el despojo de tierras a los campesinos de la zona y una extensa lista de asesinatos, que aún no logran visibilizarse como lo reconocen sus pobladores, porque continúan enterrados en diversas fosas comunes, disgregadas en su quebrada geografía.

El Difícil, un poblado de 32.166 habitantes, sigue anclado en la década de los años 90´s del siglo pasado, como lo señalan una parte de sus habitantes; en esos tiempos, su clase política y sus autoridades, decidieron entregarse a los narcoparamilitares.

De tal manera, que colaboraron abiertamente y patrocinaron las acciones del Bloque Norte; así mismo, fruto de esa complicidad, lograron enriquecerse en medio de una cruenta guerra que los “paras” le declararon a los campesinos de la región para despojarlos de sus tierras; a pesar de ello, hoy se excusan detrás del “no podíamos hacer nada” o lo que es más lamentable: “nos obligaron”.

No obstante, con el proceso de la parapolítica no hubo nada nuevo para los dificileros, simplemente emergieron los secretos a voces, que develaron el entramado de complicidades entre la dirigencia y los narcoparamilitares. Fue así como el país conoció los llamados “Pactos de Chivolo y Pivijay”.

Por esta razón, algunos de los líderes políticos de la región hoy disfrutan del beneficio de casa por cárcel; quienes cogobernaban con los narcoparamilitares en los distintos entes territoriales del Valle del Rio Ariguaní, para saquear los recursos del Estado en beneficio propio y de los comandantes del Bloque Norte.

La sentencia de “casa por cárcel” no se cumple en su totalidad, porque algunos de los políticos condenados, así como de los excomandantes que viven aún en El Difícil, se pasean impunemente por estos territorios; mientras los organismos de seguridad parecen no darse cuenta de la situación, como tampoco lo hacen, con la aparición del “Ejército de Antirestitución de Tierras”, el Clan Usuga, la trata de blancas -con el arribo a la región de un grupo numerosos de venezolanas ilegales que ejercen la prostitución-, el aumento del tráfico de estupefacientes ni la criminalidad.

En la actualidad, para nadie es un secreto “quién es quién” en El Difícil y en cada uno de los municipios del Valle del Rio Ariguaní; ni cómo fue el macabro accionar de la ultraderecha colombiana, porque en 1999 los criminales ya habían tocado a las puertas de muchas familias ariguanenses, al tiempo que enterraban sus muertos bajo la estricta vigilancia de una sociedad que rápidamente entró en pánico y terminó al servicio de los narcoparamilitares.

De esta forma, los habitantes del Municipio de Ariguaní, serían señalado y estigmatizados como los “paracos” del país, así lo reconocen hoy algunos de sus habitantes.

¿Quiénes Mataron a Palmera?

El asoleado 7 de septiembre de 1999 no fue un día más en el Valle del Rio Ariguaní; como hacia ya varios años y bajo la mirada impasible del Estado, los paramilitares demostraron quienes eran los amos y señores de estas tierras.

Ese día, mientras el exalcalde de Ariguaní, Andrés Alfonso Palmera Anaya, retornaba a la ciudad de Barranquilla, donde se había establecido con su esposa Yurbey Núñez y sus tres hijas, un kilómetro adelante del Corregimiento de Pueblo Nuevo, en la Troncal de Los Contenedores, sobre la vía que conduce de Difícil a Bosconia, fue abordado por un comando de hombres fuertemente armados de narcoparamilitares, pertenecientes al Bloque Norte, que comandaba Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40.

En ese momento bajaron a Andrés del vehículo donde se desplazaba, luego de pasar el fin de semana en El Difícil; con la mesura que lo caracterizaba se dejó conducir para no poner en riesgo la vida de sus acompañantes, esos serían los últimos minutos que lo verían con vida. De ahí en adelante, todo fue confusión y angustia.

La noticia del secuestro de Palmera Anaya corrió rápidamente por el Valle del Ariguaní; así se iniciaron las 72 horas zozobra más largas que recuerde la gente de El Difícil, sus simpatizantes y familiares. Sin embargo, los únicos que no se enteraron de lo sucedido fueron los agentes del Puesto de Policía del Corregimiento de Pueblo Nuevo ni de la Estación de El Difícil, quienes solo guardaron silencio y mantuvieron su complicidad frente al asesinato de Andrés Palmera.

El 8 de septiembre, la prensa regional mencionaba el hecho y advertía que: “El plagio se le atribuye a la guerrilla”, así lo señaló, incluso en su titular de primera página el periódico Hoy Diario del Magdalena. Por su parte, la Administración Municipal a cargo del exalcalde, Guillermo Sánchez Quintero, convocó a un Consejo de Seguridad, para tratar de minimizar los hechos y mientras los autores intelectuales mantenían la conspiración en las calles de El Difícil.

De igual manera, al ser consultado por la prensa regional, el entonces Comandante de la Policía del Magdalena, Coronel Hernán de Jesús Bonilla Álvarez, precisó que aunque esa institución adelantaba las investigaciones, aún no tenía conocimiento de sus autores. Lo cierto es que fueron los últimos en movilizarse tras el secuestro del exalcalde Palmera Anaya.

Finalmente, el 9 de septiembre, fue hallado en las inmediaciones de la vía que conduce de Fundación al Corregimiento Santa Rosa de Lima, el cuerpo de Andrés Alfonso Palmera Anaya, con varios disparos y evidentes signos de tortura.

Muchas años más tarde, en unas declaraciones del reconocido comandante narcoparamilitar, oriundo del El Difícil, Óscar Ospino Pacheco, alias Tolemaida, dentro de una audiencia pública de Justicia y Paz, manifestó que el asesinato de Palmera Anaya, fue ejecutado por la orden de Rodrigo Tovar Pupo, alías Jorge 40, como respuesta a lo que él llamó “desacuerdos políticos”, es decir, reconoció, que el exalcalde de Ariguaní se negó a confabularse con los “paras”, así como lo habían hechos los  demás políticos de la región.

Sin embargo, lo que no dijo en esa ocasión Ospino Pacheco es quienes fueron los autores intelectuales del homicidio. Aunque, existen diversas versiones que recorren el Valle del Rio Ariguaní sobre los responsable de este infame hecho, pero quienes las conocen lo hacen a sottovoce, porque es peligroso sostenerlas, dado que no se cuentan con la evidencia fáctica necesaria para concluir sobre este execrable crimen; además, ninguno de los organismos encargados de adelantar las indagaciones, tampoco quieren hacerlo.

Otros opinan que llegar al fondo del asesinato del exalcalde Palmera Anaya, destaparía nuevamente ese entramado de vínculos entre la dirigencia regional y la clase política con los “paras”; por eso, los implicados prefieren hacer “grandes esfuerzos económicos” para que las investigaciones duerman en el sueño de los olvidados o como dice la clase política: “darle manejo”, es decir, pagar por el silencio.

Así concluyen quienes apelan a los tradicionales refranes y de manera puntual manifiestan que: “Cuando el rio suena, es porque piedras llevan”, señala los ariguanenses cuando se refieren a la muerte de Palmera Anaya; a pesar de ello, existen los que se atreven ha señalar los nombres de los presuntamente instigadores o autores intelectuales del crimen. Por todas estas razones, los trágicos sucesos del 7 de septiembre seguirán impunes, porque aún no se ha dicho toda la verdad ni los sectores que aún conservan el poder están dispuesto a revelarla.

Por otro lado, es preciso mencionar la indolencia y el tratamiento de tercera que le dieron al magnicidio, la prensa regional como la  dirigencia del Magdalena. Primero, los medios  trataron el hecho como una noticia judicial sin ir más allá de las circunstancias políticas y le restaron la importancia que requería el momento y guardaron silencio; además, no hubo ningún tipo de investigación ni se llevó la noticia al ámbito nacional. Así mismo, se observó la pasmosa indiferencia de la Administración Departamental y los diversos sectores sociales del departamento.

Septiembre de 1999 en el país

Los acontecimientos de la primera semana de septiembre dan cuenta de un país que se debatía, entre los mismos males, que hoy nos aquejan, en medio del entretenido encantamiento de sus telenovelas y esa fétida noción de actualidad de los medios privados de información.

Y para no ir más allá de la realidad, el país comenzó 1999 en medio de una profunda recesión económica que venía del 98; por esos días en Colombia se registró un crecimiento negativo del -4,5 % en el Producto Interno Bruto, PIB; entre otras, por el déficit fiscal, generado por el excesivo endeudamiento del Estado bajo el Gobierno de Andrés Pastrana y del sector privado.

Todo ello dejaron a los colombianos sin capacidad de compra, lo que aceleró la pobreza, la caída de la producción nacional y el aumento del desempleo alcanzó un record histórico que sobrepaso el 20%.

Al tiempo que las tasas de interés fueron del 50 al 60 por ciento. Así, en medio del descontento social, la corrupción y las ayudas destinadas solo a los grandes empresarios, se hundía la economía sin que nada la pudiera detener.

Mientras que dentro de las creativas fórmulas planteada por el Gobierno de Pastrana, cuyo Director Nacional de Planeación era el hoy Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, fue sacar a la venta la empresa de Interconexión Eléctrica, Isa, y la generadora Isagen; decisión, que fue mal recibida por la Comisión Quinta del Senado.

En este momento, muchos trabajadores perdieron sus casas por cuenta del Sistema de la Unidad de Poder Adquisitivo Constante, UPAC; la trampa que montaron los bancos, junto con el Gobierno de Misael Pastrana, para enriquecer al sector financiero a punta del sueño de muchas familias: adquirir casa propia.

En septiembre de 1999, y debido a la gran cantidad de demandas que se interpusieron frente a la voracidad de los bancos y contra el refinado mecanismo del UPAC, con el que se estafaban a quienes se arriesgaron a endeudarse para tener casa, la Corte Constitucional resolvió acabar con el Upac, con la sentencia C-700 del 16 de septiembre; así 25 años después, que Pastrana engendrará este monstruo para esquilmar a los colombianos, se inició su desmonte.

Sin embargo, el país no salía de la profunda tristeza y el dolor, que significó para los colombianos, el asesinato del Periodista y Humorista Jaime Garzón, el 13 de agosto en Bogotá, a manos de los narcoparamilitares y en medio de un operativo montado y patrocinado por el Estado colombiano, hechos que aún están por esclarecerse totalmente.

¿Qué cambió?

Nada. Los protagonistas políticos de 1999 son los mismo de hoy y sus postura ideológicas solo se han acomodando a los tiempos del poder.

Ellos caracterizan perfectamente un Estado donde subsiste una especie de híbrido: una  democracia cuestionada y su selecta clase política marcada por la sagrada tradición de lo heredado, a punta del linaje de los apellidos y otras pócimas.

En cierta medida, esta realidad refleja como la hegemonía Liberal-Conservadora ha buscado resolver las grandes disyuntivas nacionales; como lo hizo con el Frente Nacional y su reparto equitativo de las riquezas país, que solo benefició a la clase política y la plutocracia colombiana.

Dese este punto de vista, ¿Quién dijo que en Colombia no hay equidad? Acaso aún no tenemos el mismo Estado equitativo del Frente Nacional, donde siempre se reparten las riquezas que producimos todos, los corruptos de siempre?

En esos días, mientras el Ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, el hoy Fiscal General de la Nación, se trenzaba en una discusión con las Centrales Obreras, lideradas por el representante de la CUT, Luis Eduardo Garzón, quien fuera Alcalde de Bogotá; en el Congreso, dos magdelenenses, el Parlamentario Jesús Armando Pomarico Ramos de Plato y el samario Miguel Pinedo Vidal en el Senado, eran sus respectivos Presidentes.

Luego, a los ilustres hijos del Departamento del Magdalena, les tocaría enfrentar los muy sonados escándalos de corrupción y alianzas con los paramilitares, de los que no salieron bien librados. El primero fue Pomarico Ramos, condenado por la Corte suprema de Justicia a 12 años de prisión, debido a que durante su presidencia en la Cámara de Representantes se esfumaron la no despreciable suma de $5.300 millones de pesos.

El segundo, Miguel Pinedo Vidal, de Cambio Radical, y Presidente del Senado, fue señalado en los hechos de la parapolítica y salió condenado a 108 meses, es decir 9 años, por la Sala Penal de la Corte Suprema. Esto mismo, sucedió con buena parte de los dirigentes políticos del Magdalena, quienes estuvieron estrechamente ligados al narcoparamilitarismo.

Por este tiempo, se destapó otro gran escándalo en el país por cuenta de un mico jurídico en el Congreso; muy hábilmente y sin ningún tipo de vergüenza los honorables padres de la patria, intentaron aprobar mediante un acto legislativo, el sistema de prevención y seguridad social exclusivo para los congresistas y elevarlo a rango constitucional.

De tal manera, que ante un agonizante el Seguro Social y el colapso de la salud en el país, los congresistas, tiraron el anzuelo tratando de pescar en rio revuelto. Los autores del adefesio jurídico fue el representante el boyacense Zamir Silva y Joaquín Vives, excandidato a la Gobernación del Magdalena y exmagistrado del Consejo Nacional Electoral; ambos del Partido Liberal.

Pero, el Cesar, también caía en desagracia de la mano de su farandulero Gobernador Mauricio Pimiento, quien también estuvo preso por parapolítica; esta vez, la Contraloría General de la Nación, le contó al país como de los $3.000 millones que el Gobierno Nacional le entregará a Pimiento, destinado a atender a los damnificados del invierno en este departamento, se habían desaparecido $2.627 millones. Lo que puso al descubierto como algunos los mandatarios regionales y locales, manejaban estos recursos.

Por el otro lado, el alcalde de Bogotá para la época, Enrique Peñaloza, salía airoso de una revocatoria de su mandato, impulsada por la Red de Veedurías Ciudadanas, frente a lo que algunos calificaron como una desastrosa gestión; lo interesante del hecho es que los ciudadanos colombianos se dieron cuenta del espinoso camino del quien se proponga adelantar un proceso revocatorio contra cualquier mandatario del país.

Pero también se abría el debate, que sonrojo a muchos, levantó ampollas en otros e inició toda una cadena de exorcismos, rosario y oraciones contra el mal de los tiempo, el reconocimiento que el país le debía a la diversidad sexual y abrió el paso para un cambio de mentalidad, con respecto a otras opciones de vida distintas al de las parejas heterosexuales.

Así entraba Colombia a modernizar su legislación y de paso se inició un proceso de discusión abierta, donde aún subsisten diversos tabúes y mentiras como las que esgrime la senadora liberal y pastora Viviane Morales, los conservadores y los del Centro Democrático.

Este espinoso tema de la diversidad sexual, para unos, solo se comenzó a tratar con la aparición del VIH; luego que muchos artistas y personalidades del arte y la cultura, decidieran “salir del closet” y hablar sin tapujos sobre lo que representado como el “diablo” para las iglesias cristianas, “en los tiempos del fin del mundo”.

No todo eran malas noticias, por lo menos el país asistía al ascenso de la cantante barranquillera Shakira en la escena internacional, así lo reconocía el 10 de septiembre el periódico El Tiempo al titular así una nota sobre la artistas caribeña: “Shakira con síntomas de estrella mundial”.

Al mismo tiempo, Juan Pablo Montoya hacia sentir orgullosos a los colombianos al ganar su séptima victoria en la Indy Car de los Estados Unidos, ese 5 de septiembre y el país se subía al monoplaza de la Montoyomanía.

Entre tanto, otros connacionales se volvieron famosos en las calles de New York y La Florida, no precisamente por sus hazañas deportivas o artísticas. En un abrir y cerrar de ojos siete hombre y una mujer adquirieron una notoriedad que hoy envidiaría cualquier político; por ellos, ofrecían US$51.000 dólares, dado que esta banda de colombianos asesinó, durante un asalto que protagonizaron el 27 de agosto, a Donald Pagani, un exoficial de la Policía norteamericana.

Orden Público

En materia de orden público la semana con la que abría septiembre de 1999, daba cuenta de un incremento de la actividad de los narcoparamilitares, quienes aventajaban ostensiblemente a la insurgencia, FARC y ELN, así no anunciaba el Ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, quien precisó que en el último año, según lo que el llamaba “las autodefensas” su accionar había crecido en 23%.

De tal manera, que los narcoparamilitares, también elegantemente señaladas por los medios privados de información como “autodefensas”, habían cometido 8 masacres, 5 secuestros y 87 homicidios, según las estadísticas reportadas a las autoridades.

El 2 de septiembre, luego que narcoparamilitares asesinara a 15 personas en Yolombo, Antioquía; en una operación militar contra guerrilleros de las FARC, que habían atacado la noche del 31 de agosto, a la población de Hato Corozal, Casanare, concluyó con un saldo 50 insurgentes muertos.

Así lo publicó en la primera página El Tiempo, quien a su vez señaló que esta era la “cuarta derrota” que en 1999 le propinaba las Fuerzas Armadas al grupo subversivo, mientras mantenía desde 1998 un proceso de diálogo con el gobierno de Pastrana en el Cagúan.

Los avatares del Magdalena

Por aquella época de 1999 otro de la línea de sucesión dinástica de los Vives, como lo es Juan Carlos Vives Menotti, era el Gobernador del Departamento, el mismo que cuando se desempeñaba como Director de Estupefacientes, el gobierno panameño lo investigó debido a fuertes sospechas que lo relacionaban con el presunto delito de lavado de dinero, que estuvo relacionado con el caso de su medio hermano Patricio Vives, condenado en EEUU. por tráfico de drogas.

En 1999, los nombres como el de Pepe Vives, Edgardo Vives, Nacho Vives, Juan Carlos Vives, Luis Eduardo Vives y Joaquín José Vives, seguían presentes en la escena regional; mientras la clase política del Magdalena sufría un devastador procesos de descompsoción de la que jamás se ha logrado recuperar, hasta el punto que el departamento llegó a tener tan solo un parlamentario, dado que sus más destacados dirigentes fueron condenados por parapolítica, como le sucedió a Fuad Emilio Rapag Matar, quien fue la fórmula que acompañaba, al hoy Representante Eduardo Agatón Diazgranados Abadía, en las elecciones del 2010.

DSC_6203-2
Fuad Rapad en marcha de apoyo a su candidatura al Senado con su fórmula a la Cámara de Eduardo Diazgranados (27 de Feb. de 2009)

DSC_6201-1.jpg

DSC_6224-1
Eduardo Díazgranados, Representante a la Cámara por el Magdalena, en su primera campaña en la plaza pública de Ariguaní (27 de Feb. de 2009) 

Rapar y Diazgranados, fueron acompañados por la mayoría de los Concejales de Ariguaní, en un gran evento proselitista organizado en El Difícil por el grupo político del actual Alcalde, Rivelino de Jesús Mendoza Ballestas, a mediados de octubre del 2010. Los dos candidatos lograron obtener una cuantiosa votación de parte de los ariguanenses, lo que fortaleció la primera Administración Municipal de Mendoza Ballestas.

En otros hechos, en septiembre de 1999, se reportaba que una buseta de servicio intermunicipal, adscrita a la Empresa Brasilia, era incinerada por un “reducto guerrillero” que sobre las 4:30 de la madrugada, en el puente sobre el rio Ariguaní en inmediaciones del Corregimiento de la Loma del Bálsamo del Municipio de Algarrobo.

Sin embargo, la nota de prensa no precisa a que agrupación pertenecía ese “reducto”, como lo describe el periódico El Informador; lo que da cuenta del pésimo ejercicio periodístico que se hacia en la región, limitado exclusivamente a transcribir los comunicados de prensa de la Policía o el Ejército, sin indagar, confirmar o ampliar las noticias, ni mucho menos a contextualizar las múltiples realidades por la que a travesaba el departamento. Era una prensa que no hacia reportería y se limitaba a cubrir  los hechos desde las sala de redacción de los periódicos.

Así mismo, los municipios de Zona Bananera, Aracata, Fundación y Ciénaga, así como el Distrito de Santa Marta, sufrieron las consecuencias de un atentado contra dos torres de energía eléctrica de Traselca. De este hecho, la prensa tampoco precisó los detalles ni señaló a los responsables.

Por su parte, la clase política del Departamento se preparaba para el evento del año. El homenaje que le brindarían el 24 de septiembre a los más destacado dirigentes regionales del momento, Jesús Armando Pomarico Ramos y Miguel Pinedo Vidal.

En los pasillos de la Gobernación, la Alcaldía, el Concejo o la Asamblea no se hablaba de otra cosa. Al evento asistió lo mas granado y excelso del Magdalena; este acto que se realizó en la Quinta de San Pedro Alejandrino, contaba con organizadores, que después serían noticia nacional, como el exdirector del DAS, Jorge Noguera, el “bueno muchacho” como lo llamó Álvaro Uribe Vélez, quien le hacia el trabajo sucio a la Presidencia de la República y fuera condenado en octubre del presente año por la Corte Suprema de Justicia; otras de las más entusiastas organizadoras fuera la Concejala Uldis Pérez Maestre.

Hoy la Gobernación del Magdalena fue heredada y sigue la línea de sucesión que le impone la Familia Cotes. El primero fue el anterior mandatario departamental Luis Miguel Cotes habeych; ahora su tía, Rosa Cotes de Zuñiga, esposa del exalcalde de Santa Marta, Francisco ‘Chico’ Zúñiga Riasco, condenado por parapolítica, es la actual mandataria regional.

Los que olvidaron a Palmera

En toda la historia política de Ariguaní, nadie ha logrado superar el carisma y la proyección nacional que tenía Andrés Alfonso Palmera Anaya, aún hoy los sectores populares lo recuerdan, al tiempo que su ideario esta anidado en el corazón de muchos ariguanenses, pero la actual dirigencia prefiere dejarlo en el olvido.

Quizás, por que su ejemplo siga siendo peligroso para la clase política de la región, frente a las intestinas disputas políticas que se mantienen por el poder y manejo de los presupuestos municipales, de cara a las próximas elecciones.

A pesar de ello, el ejemplo Andrés Alfonso Palmera Anaya cobra hoy más vigencia que nunca, porque él jamás claudicó ante los narcoparamilitares, como si lo hizo la mayor parte de la clase política magdalenense, que vive una paulatina degradación de la controversia política e impide la construcción de verdaderos espacios de participación y fortalecimiento de la democracia local todos los municipios del departamento.

Así mismo, ante la crisis ética y moral que se vive, derivaba del hecho de tener tanto dirigente condenado por la parapolítica, dejó al descubierto la incapacidad de sus líderes y la aparición de nuevos nombre que surgen en la escena regional; además, de esas familias que aún insisten en perpetuarse en el poder y que siguen enredadas y emparentadas con los paras, el despojo de tierras y la corrupción, quienes seguramente lanzaran a sus hijos o familiares en los próximas comicios electorales.

Es más, para Palmera Anaya, sería impresentable que algunos de sus familiares, discípulos o quienes intenten servirse de su legado, hoy estuvieran militando o haciendo parte de grupos políticos cuestionados y donde sus máximas figuras fueran condenados por la parapolítica, como es el caso del exsenador Luis Albero Gil Castilla y el exgobernador de Santander, Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo; a pesar de ello, su hermano Aníbal Palmera hace parte de Opción Ciudadana; aunque, toda argumentación y enmendadura es posible, porque los profesionales de oficio político, siempre manifiestan que: “La política es dinámica”, con el fin de acomodarse con el mejor postor.

Por eso ante la nueva arremetida del narcoparmilitarismo, llámese Usuga o Ejército Antirestitución de Tierras, en el Valle del Río Ariguaní, todos quieren olvidar y reacomodarse nuevamente ante las realidades de una nueva guerra que parece esta a punto de estallar otra vez bajo la mirada cómplice del Estado.

DSC_3558-1
Actual Alcalde de Ariguaní, Rivelino Mendoza Ballestas, 2016-20199 (1 de enero de 2016)

Pero lo más grave aún, se acaba de presentar, cuando el pasado 9 de septiembre conmemoramos los 17 años del vil asesinato de Andrés Alfonso Palmera Anaya, y la Administración Municipal, que se encuentra en manos de quien fuera su exjefe de Planeación, el hoy Alcalde Rivelino Mendoza Ballestas, ni siquiera de acordó de esta fecha que reivindica la memoria y a las víctimas del conflicto armado del Valle del Rio Ariguaní.

Estas realidades y hechos, demuestran que una figura como la del exalcalde Andrés Palmera, sigue siendo peligrosa para muchos y seguramente hoy haría una férrea campaña contra quienes claudicaron frente a los narcoparamilitares; por eso, sigue siendo peligros hablar de él en Ariguaní.

Fotografía: Primera Fotografía Pág 8 de la Sección de Judiciales del Periódico Hoy Diario del Magdalena. 9 de septiembre de 1999. Archivo [ar] actualidad regional.

Así le responde la Juventud Colombiana a Álvaro Uribe Vélez

Quién Dijo Miedo
Por. Victor Garavito

Este cuatro (4) de septiembre en un evento donde el senador por el Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez realizaba su Campaña del No al “Plebiscito Por La Paz”, Leonardo Rentería, un joven de Buenaventura, le respondió valiente y claramente frente a quien lo único que ofrece es la sin salida de la guerra.

Esta es otra mirada sobre la realidad de nuestro país, que contrasta y confronta el discurso pseudo religioso y pendenciero de la ultraderecha colombiana en cabeza de Álvaro Uribe Vélez, el Centro Democrático, el sector de los Conservadores que lídera la excandidata Marta Lucia Ramírez, el Procurador Alejandro Ordoñez Maldonado, el Vicepresidente Germán Vargas Lleras y gremios como Fedegan, presidido por José Félix Lafaurie Rivera; además, de los paramilitares y su autodenominado Ejército Antirestitución de Tierras, quienes recorren como amos y señores el Valle del Río Ariguaní y presuntamente tienen como uno de su centros de operaciones a El Difícil.

Todos ellos intentan generar miedo y caos frente a la posibilidad real de la paz, con el propósito de no desmantelar las redes de narcotráfico, la extorsión y el contrabando que llevan a cabo los paramilitares o mal llamadas bacrim; pero también están quienes intentan no someterse a la justicia ni decirle la verdad a los colombianos de su participación en la guerra que durante los últimos 52 años desangró el territorio nacional.

Una vez más la juventud colombiana demuestra su carácter, valentía y sensatez. Hoy podemos decir, que con jóvenes como estos Colombia Sí tiene futuro y tendremos un rotundo #SíALaPaz el próximo 2 de octubre, porque #LaPazSiEsContigo.

Colofón:

Hoy el reconocido analista e investigador León Valencia publicó un interesante artículo en la Revista Semana, titulado: “El enorme estatus de la oposición de derecha”. Luego de haberlo leído escribí en mí twitter: “Por qué Colombia le teme a Álvaro Uribe su pseudo discurso religioso y su lógica pendenciera? Producto de los medios”. Uribe Vélez es sólo un producto de los medios privados de información de origen paisa (Antioqueño), que como RCN, NTN24, La FM, Hassan Nassar y Claudia Gurisatti, funcionan como la Ofician de Prensa del Centro Democrático y están empeñados en su campaña por el no, con mentiras y atropellos.

En Ariguaní: De La Imagen Al Maquillaje

Gestión Vs. Indigestión en la Alcaldía de Rivelino Mendoza
Por. Victor Garavito

No todo lo que intenta brillar en la prensa es oro, porque a la hora de la verdad, la realidad se destiñe como lo hace la tinta de un periódico en nuestra manos. A pesar de ello, algunos funcionarios se dejan embelesar por el efímero cuarto de hora que tienen de fama, como al parecer lo hacen hoy desde la Alcaldía de Rivelino Mendoza Ballesta.

Flaco servicio al desarrollo le prestan quienes se han dedicado a deambular en la pasarela del poder, los mismo que se suponen deberían generar escenarios que contribuyan con el bienestar social de las comunidades ariguanenses.

A esta conclusión llegan hoy los ariguanenses, luego de ver la muy precaria, poco creativa y pésima nota de prensa en El Informador, titulada como: Intervención de vías en Ariguaní” (1); este desafortunado publireportaje de solo 130 palabras, que pagará la Alcaldía de Ariguaní, no dice ni informa nada.

El hecho denota improvisación y una pobre compresión de la función que cumple la información en toda entidad pública en el ejercicio de su gestión y el desarrollo su objetivo misional, con el propósito de dar cumplimiento a la normatividad legal vigente, la participación, la gobernanza y su legitimo derecho a visibilizarse.

Ahora bien, ¿A quién no le gusta ser protagonista? Todos sabemos que el reconocimiento es parte de la pirámide de las necesidades humanas, como lo propuso el reconocido estudioso del comportamiento, Abraham Maslow en 1943 en su obra “A Theory of Human Motivation”; eso no lo cuestionamos, ni más faltaba, aunque la imagen del publireportaje, donde aparecen los pesos pesados de la Alcaldía de Ariguaní, podría interpretarse como un gesto banal, inseguro y baja autoestima, según lo plantean algunos estudios contemporáneos.

Por otro lado, los funcionarios públicos olvidan que sus actuaciones son el reflejo de la entidad donde prestan sus servicios y muchas veces se constituyen en un pálido maquillaje frente a nuestra intrincada realidad; así ocurre con la desenfocada fotografía que presenta El Informador en su página 5A; además, de ser técnicamente mal realizada, solo deja claro un mensaje: el alabado culto a la personalidad que se impone entre los pasillos de la Administración Municipal de Ariguaní y la pésima utilización de los recursos del municipio en la producción de su propaganda.

Siendo así las cosas, resulta clara la última afirmación, en el sentido que ahora no nos van a decir que el Honorable Concejal Remigio Andrés Cruz Palmera, por casualidad pasaba por ahí y el Secretario de Gobierno Damaso Anaya Palmera, su familiar, lo llamó para que la fotografía no quedará tan lacónicamente despoblada. ¿Qué dirán los demás Concejales que acompañan al Alcalde? Qué poca cortesía política con la que se  trata la coalición de Rivelino Mendoza Ballesta.

¿Acaso la obra ni la gestión es fruto de un esfuerzo realizado, por quien administra los destino del municipio? ¿Será por eso que al Alcalde Rivelino Mendoza Ballesta solo se le reconoce con una frase de cajón, cómo si no tuviera nada más que decir ni informar? Que lastima como se destruye la imagen de la Administración.

Por otro lado, a las cosas es mejor llamarlas por su nombre, no es asfalto propiamente dicho como lo señala el publireportaje, sino una mezcla reciclada, producto del fresado de pavimentos del Proyecto Vial Ruta del Sol Sector 3, que donó la Concesionaria Yuma S.A. al municipio; las potenciales ventajas de este material recuperado sirve para utilizarse en las terracerías, en bases hidráulicas y en la superficie de rodamiento; ahora bien, el granulado tiene sus deficiencias, a decir de algunos expertos consultados, aunque técnicamente bien manejado contribuye con el mejoramiento de las vías.

Finalmente, el infortunado y variopinto suceso denota que en la actualidad no existe en la Administración Municipal de Rivelino Mendoza Ballesta una estrategia clara y seria de medios, que responda a las necesidades informativas de los diferentes sectores sociales de la “Ariguaní Incluyente”; así como tan poco hay un plan de pagos serio ni responsable por parte de la Tesorería Municipal, que no lesione la dignidad humana de sus acreedores y/o colaboradores. En fin, por más que se maquille la realidad, la verdad es llana y no se puede ocultar, sobre todo, cuando algunos funcionarios parecen indigestados con el poder.

Nota:

(1) Intervención de vías en Ariguaní. El Informador del Magdalena. Publicado el 17 de agosto de 2016.

Imagen: Still del Periódico El Informador.

EN EL DÍA DEL PERIODISTA: ¿QUÉ ES SER UN PERIODISTA?

Aproximaciones a la Deontología del Oficio ¿Qué celebrar?
Por. Víctor Garavito

Ser periodista es mucho más que pararse frente a una cámara, hablar por un micrófono, vender un periódico, hacer una revista de publirreportajes, tomar una fotografía y medio saber digitar algunas palabras frente al computador.

Ser periodista es mucho más que el hobby de los abogados litigantes, lo mismo que cuando no se encuentran detrás de sus negocios en los juzgados, están enfermos por aparecer en los medios de información; tampoco es el refugio de los políticos con aspiraciones del poder; menos es la tribuna que nunca han tenido las venganzas frustradas o aquellos que siempre creen tener la razón, la verdad revelada, pseudoprofética, de los xenófobos de oficio y los que tienen por negocio la segregación, es decir, esos que promueven los ghettos, el macartismo y visiones reduccionista en nombre de los etéreos, la fe y los absolutamente absolutos, porque el periodismo no se presta para la conspiraciones de ningún poder.

Ser periodista es tener el privilegio de ejercer el “oficio más lindo del mundo”, como señalará Gabriel García Márquez; de tal manera, que ser periodista es asumir conceptos como el de “mediación social” propuesto por el investigador Jesús Martín Barbero o los de “acción comunicativa” de Jürgen Habermas; pero también los de los estudiosos como Néstor García Canclini, Jacques Derrida, Martín Serrano, sólo por nombrar algunos.

“La información debe fundarse en una preocupación deliberada por las necesidades y los intereses de la comunidad;(…) Debe asegurar una conexión con la comunidad tanto como un impacto en la comunidad (…) Comprender a las comunidades permitirá que los futuros profesionales de los medios sean participantes y no sólo meros observadores (para) preservar los valores del periodismo como servicio público frente a las presiones competitivas que buscan mercantilizar las noticias” Edmund Lambeth

Ser periodista es ser un investigador consumado, mucho más que un simple opinador desesperado por demostrar que tiene la razón; va más allá de aprender a formular las mismas preguntas que suelen hacérseles a los Alcalde, un Gerente o cualquier funcionarios públicos, como una receta mágica para hacerlos quedar bien.

De tal manera, que ejercer el periodismo, en los albores del Siglo XXI y a pesar de las facilidades que ofrece hoy el acceso a la información a través de la internet, la reportería continua siendo un entramado de desafíos, frente a los que se debe acceder con responsabilidad, ética y sin prejuicios personales o ideológicos. No obstante, se requiere de mucha creatividad, intuición, capacidad de abstracción e imaginación, calidades que no se aprenden en un salón de clases sino el el laboratorio de la realidad.

No obstante, quizás una de la cualidades que debe temer un periodista es su capacidad de lectura, su pasión por estar siempre bien bien informado y su permanente lucha contra la desmemoria, como decía el poeta uruguayo Mario Benedetti; es decir, es un guardián de la memoria histórica, porque esta es una herramienta en la búsqueda de la verdad.

Quizás, el periodista es el más incomodo para sociedades como la nuestra donde la corrupción es la normalidad; siempre denuncia permanentemente, el maltrato e irrespeto a la dignidad de las personas por parte de los funcionarios públicos, la complicidad frente a la violación de los derechos humanos, el fascismo estatal y el racismo que practican algunos, en su afán de desviar la atención y tenderle cortinas de humo a la verdad.

Razón por la cual, lo más preciado de un periodista es su independencia, lo que significa que no es un vasallo de los poderes ni un esclavo de quienes siempre intentan esconder sus intenciones frente a la sociedad. Por eso, develar es uno de los ejes que dinamiza la profesión del periodista.

Hoy, a pesar que los reporteros locales son los más expuestos ante las presiones de los poderes gubernamentales y frente a la impunidad, en el juego de la doble moral del discursos del Estado y los intereses soterrados la clase política local y regional; además, de la autocensura practicada por la prensa regional, queremos saludar a eso valientes periodista de verdad, aunque algunos se empeñen por aquí de avergonzar esta profesión.

“La democracia requiere debate público, no información. La información, generalmente concebida como la precondición de todo debate, no es —sin embargo— sino su resultado (…)  Si la información no se genera en el debate público, gran parte de esa misma información será irrelevante — en el mejor de los casos— o manipuladora, en el peor”  Christopher Lasch

Image:  ©[ar] actualidad regional, 2016.